Un poco de todo y nada

SaxoAquí estoy, escuchando a Billie Holiday mientras intento centrarme para escribir. Tengo muchos temas que desearía abordar, poco tiempo, cansancio y preocupaciones; esto último en la onda que llaman estrés, provocado más por incertidumbre que por consecuencia de…

La semana terminó y comenzó con los inmigrantes indocumentados: hoy se deben reiniciar las discusiones en el Congreso. Mientras tanto se conoce que al menos mil trabajadores sin papeles han sido detenidos en una redada en nueve estados, la mayor de los últimos tiempos. Los indocumentados laboraban para IFCO Systems, fabricante de artículos de embalaje y transporte de materiales, como cajas de plástico para verduras, por ejemplo. Hay incluso ejecutivos detenidos. Se trata de una empresa alemana, de envergadura internacional.

Es sintomático que la ofensiva se haya efectuado poco antes del reinicio del debate sobre la inmigración y tras las grandes manifestaciones de hace 14 días. Tiene todo los visos de una señal de poder y respuesta a las inquietudes de los sectores más recalcitrantes, disminuidos, al menos públicamente, después de las marchas.

Se ha terminado Billie Holiday. Le ha seguido Burt Bacharach. Recuerdo que meses atrás declaró sobre el actual gobierno de Estados Unidos, a propósito de su nuevo disco At This Time cuyas letras fueron compuestas – por vez primera – por él mismo y que, a diferencia de las que acompañaban a sus melódicas notas del pasado, llenas de amor y suavidad, están cargadas de política y afirmación social. Según he leído, en una de las canciones del disco, Bacharach solloza en plena melodía. “Grabé la canción en directo, con la orquesta, y estaba muy emocionado. Rompí a llorar.” La pieza se titula Where did it go? (¿A dónde fue todo?).

Ahora escucho a Ray Charles. Eso me ha traído a la memoria su canción Georgia y la discriminación en ese estado. También me ha recordado que la pasada semana se aprobó una ley estatal, anti-inmigrante muy parecida a la infame H.R. 4437 que la Cámara Baja votó en noviembre. Estimula el racismo y la xenofobia, impide otorgar ayuda a los inmigrantes sin documentación e inicia en ese estado la obligación, de que los funcionarios policiales ejecuten tareas de inmigración en la persecución de inmigrantes. No es casual, Georgia …

¡Humm! Ella Fitzgerald. Con ella se derriten mis oídos de puro éxtasis. La adoro, la considero uno de los tesoros más valiosos que jamás hayan pisado este mundo. La pieza que oigo está orquestada por Duke Ellington, otro de los más grandes. ¡Qué sería de la cultura norteamericana sin los afroamericanos!

Les dejo. Tengo mucho que escribir pero me tengo que ir a las mundanas tareas. Mientras me alisto me mece la trompeta del genio, Louis Armstrong junto a Ella. Me mejora un poco el ánimo, aunque las sombras siempre están ahí, a pesar de que el cielo parezca claro y luminoso.

Un comentario

  1. Wao, Emilio. Tu si sabes vivir la vida en profundidad. Posiblemente es eso lo que te separa del resto, lo que te hace tan especial y querido. Gracias por estos momentos que lo reconcilian a uno con la vida.

Escribir un comentario

Creative Commons License