El PAIS.com, un gran paso de un gran diario

La nueva cara de El País. Clic para agrandarA partir de ayer, 19 de noviembre, la versión en línea de el prestigioso diario español, El País, ha salido de la crisálida en una audaz e innovadora reformulación de sus páginas, que van mucho más allá de un simple cambio de forma y diagramación: es un inicio de adaptación a los nuevos tiempos, a la era de la conversación, de la participación ciudadana a través de los blogs, de la interrelación entre el consumidor (lector, comentarista, escritor, periodista, testigo) de nuestra era y el medio, que definitivamente, no puede ser siendo “tradicional”, pues la tradición ha sido rota por una revolución o para decirlo más suavemente, un “fenómeno”, de emergencia democrática y protagónica de un sector importante de la sociedad del cibermundo. En este camino, los diarios españoles, como El Mundo.es, 20 minutos y ahora El País, están dando un colosal ejemplo, que contrasta con la timidez, expresada en cambios ultra controlados, desconfiados, del Washington Post o The New York Times, en Estados Unidos. La apuesta de El País es audaz y les felicito por ello. La verdad es que esto es, en mi opinión, producto de la tremenda fuerza que ha adquirido la blogósfera española, dinámica, ágil e innovadora. ¡Ah! Y ahora es El PAIS.com, tal vez para mostrarse más universal.

Leer más

En memoria de Anna Politkovskaya

Anna PolitkovskayaLuego de varios días sin escribir, vuelvo al teclado con el triste deber de rendir tributo a Anna Politkovskaya, vilmente asesinada en Moscú el 7 de octubre pasado. Por un conjunto de azarosos motivos abandoné el escrito que había elaborado originalmente.
Los asesinos de Anna son aquellos que, con el pretexto de la lucha contra el terror, han violado los derechos humanos, han torturado, han masacrado (algo que, al parecer, está de moda). Los periodistas rusos han sido víctimas predilectas de la barbarie que busca acallar sus voces, ahogarlas en sangre. De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras, en los años que lleva Vladimir Putin gobernando, han sido asesinados 21 periodistas. Los verdugos son dignos pupilos de Stalin y de sus métodos criminales para tratar a los opositores.
Como un dato curioso, el presidente Putin esperó dos días para “hablar” del asesinato y lo hizo a instancias de una llamada del presidente Bush. Los jerarcas no se preocuparon en mostrarse conmovidos o al menos preocupados, simplemente demostraron, con su silencio que si no son los responsables directos, al menos no les vino mal el asesinato.
Anna tenía 48 años. Era valiente y honesta. Luchó por los derechos humanos incansablemente y por ellos murió.
Recomiendo leer esta entrevista, efectuada en 2005 y reeditada en homenaje por el sitio La Tortuga; por otra parte, en el sitio de Reporteros Sin Fronteras se promueve la firma de una petición exigiendo la constitución de una comisión internacional de investigación para esclarecer el crimen; por supuesto, he firmado sin dudarlo.

Enlaces:

Homenaje de Reporteros Sin Fronteras

Recuerdo de Anna Politkovskaya en Francfort

Amnistía Internacional, sobre los derechos humanos en Rusia

Tributo de Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional (en inglés)

Leer más

Confusión marciana en El PAIS.es

Captura de El PaisTodavía a esta hora (00:48 hora del este de US), no se han percatado del error. Comprendo que puede ocurrir, pero me llama la atención que el redactor no haya notado que la “nueva sonda” no puede ser Opportunity, que algo de tiempo tiene ya rodando y pudiera decir con toda autoridad: “traigo polvo del camino”. Lo peor es que la fuente es BBCMundo y al revisar su nota, no hay equivocación de nombres. Lo cierto es que este artículo de El País (España) ha confundido al rover OpportunityFoto del cráter Victoria, desde el MRO con la nueva sonda MRO (Mars Reconnaisance Orbiter). La redacción es tan confusa que hace creer, en el primer párrafo, que quien está al borde del cráter Victoria es MRO y que el rover Opportunity le tomó la foto desde el espacio.  Ya más adelante  se medio enderezan las cosas, aunque todavía hablan de sonda refiriéndose al rover. En todo caso y para que no me confunda yo y menos mis lectores: la sonda Mars Reconnaisance Orbiter, que llegó en marzo y está girando en torno al planeta rojo, ha probado el poder de sus fenomenales cámaras de alta resolución y se ha disparado una bella e impresionante foto, desde el espacio, del cráter Victoria (ver  mi nota al respecto) y de nuestro querido rover Opportunity, quien lleva dos años recorriendo las arenas marcianas, junto a su gemelo Spirit. El poder de las cámaras de MRO es tal, que puede distinguirse claramente la nave terrícola al borde del cráter, preparando su eventual entrada, riesgosa y excitante.
Otro detalle curioso. La foto aparece acreditada a AP(Associated Press), pero que yo sepa, la MRO no llevó a ninguno de los reporteros de esa entidad a bordo. El crédito es de la NASA/JPL/UA.
La imagen del artículo de El País es una captura. hacer clic para agrandarla al igual que en la foto del MRO.

Leer más

La ética perdió

Jesús Díaz, ex-director Miami HeraldJesús Díaz Jr. fue hasta hace pocos días director de los diarios Miami Herald y el Nuevo Herald. En algún momento de su vida y profesión, aprendió la importancia de la ética. Tal vez se dejó guiar por el “conjunto de normas morales que rigen la conducta humana” (como lo define el diccionario de la RAE. Siguiendo los preceptos de la democracia, de la ética y el profesionalismo, no le pareció correcto, ni democrático, ni profesional, que un medio de prensa de la talla del Miami Herald, tuviera en su plantilla a un conjunto de periodistas pagados por el gobierno para que escribieran contra el régimen de Castro en Cuba. No se trata de que él estaba con Fidel (yo tampoco lo estoy y condeno su régimen dictatorial) se trata de la ética. Obedeciendo a estos viejos principios, fuertemente planteados como norma de trabajo para cualquier profesional serio, decidió despedir a los periodistas. En ese momento declaró:

Personalmente, no creo que podamos garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad, pero especialmente si se trata de una agencia del gobierno”.

Leer más

Ecos lejanos de voces contra la guerra

En un reciente artículo, aparecido en el New York Times, su autor Andrew Rosenthal señalaba: “Fue casi doloroso escuchar, la otra noche, a Crosby, Stills, Nash and Young, cantar acerca de una guerra cuyos propósitos los americanos nunca comprendieron, iniciada por un presidente que no dijo la verdad y la condujo con ineptitud.” … “La audiencia se levantó ante la condena de Neil Young a George Bush, ‘Acusemos al Presidente,’ y cantó las letras mostradas en una gran pantalla. […] Esa misma pantalla también mostró conjuntos de fotos de soldados caídos mientras un contador corría con el más reciente registro de bajas. […] Fue un sorprendente momento político para un concierto de rock en 2006. Pero cuando esos cuatro hombres cantaron sus canciones de protesta hace cuatro décadas, sus letras repetían y personificaban un poderoso movimiento político que barría América. Ahora ellos son entretenimiento, algo a dejar atrás en la sala de conciertos”. Con estas palabras, el articulista quería retratar la conducta de una sociedad que, en tanto no ve a sus hijos reclutados para la guerra, prosigue su vida, como si nada, a diferencia de la generación de Vietnam que pobló las calles con sus marchas y manifestaciones de centenares de miles.
El artículo me ha venido nuevamente a la memoria cuando leo, en el Washington Post, que un grupo de familiares de soldados o ex-combatientes regresados de Irak, así como veteranos de Vietnam y grupos pacifistas, han iniciado un campamento en las cercanías de la Casa Blanca, en una demostración de 17 días, en contra de la guerra. Se denomina “Camp Democracy” y tienen planeado llevar a cabo lecturas, discusiones y discursos en un conjunto de carpas blancas ubicadas en el Mall de la calle 14 y Constitution Avenue NW.
Apenas alcanzan la cifra de 100. Son, para un país de estas dimensiones, una aguja en un pajar. Sus voces, por ahora, quedan diluidas en un océano de gentes que deambulan con su celular, que se entretienen con Donald y Mickey o ríen con algunas de las comedias sosas en el cine. Son voces solitarias que aran en un mar de abundancia, que les ignora. ¿Qué dirá el futuro acerca de ellos? ¿De su valentía para afrontar la acusación de cobardes o no patriotas? Sea como fuere, los ecos lejanos de sus voces, son los de la razón y la humanidad.

Leer más
Creative Commons License