El horror en Gaza

Ante el estupor y la indignación de todos aquellos que en el mundo, valoramos la vida, la justicia y repudiamos el racismo, la segregación y la opresión de toda índole, el gobierno israelí ha invadido las calles de Gaza, asesinando a su paso a niños y mujeres, palestinos civiles, que viven el reino del Apartheid al que les ha condenado Israel. Por otro lado, los terroristas de Hamas reúnen nuevas “justificaciones” para seguir en su macabro juego de provocaciones y asesinatos de judíos inocentes. No podrían haber obrado mejor, en su afán de conseguir que el odio crezca y con ello, el desenfrenado tronar de las armas. Las víctimas nunca regresarán de sus tumbas. Para los fundamentalistas islámicos siempre habrá un Dios que premia su martirio, aunque parece que a ese Dios no le interesa resolver el conflicto. Para el gobierno israelí, “guerra avisada no mata civiles”, así que parece decirles: “huyan de sus casas, de sus habitaciones y escuelas. Corran lejos de sus ciudades y calles. Dejen atrás sus recuerdos, y sus camas, porque las vamos a bombardear. Nosotros no somos asesinos, porque fuimos vícitmas de los nazis”.

Pero la historia demuestra una vez más, que las víctimas de ayer,  pueden transformarse en los victimarios de mañana. Así, el gobierno de un pueblo efectivamente asesinado y torturado por el nazismo infame, encuentra razones para justificarse a sí mismo cuando acaban con la vida de centenares de civiles, y nutre el odio, aprovechando el fundamentalismo obsecado de Hamas y el desprecio por el pueblo palestino, a quienes ha arrebatado tierras, condenado a las peores condiciones de vida, a muros de separación y Apartheid.

No vemos que la administración de Obama, levante su voz categóricamente contra estos crímenes. Sólo habla de “preocupados” por las cifras de civiles muertos. ¡Qué verguenza!

Leer más

Halliburton se muda para Dubai

La empresa petrolera Halliburton se muda para los Emiratos Árabes Unidos, concretamente a la ciudad de Dubai, donde imperan relajadas y muy liberales tasas impositivas y cómodas leyes de residencia. La senadora y eventual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, denunció hoy los planes de esta empresa: “Yo creo que esto despierta un montón de grandes preocupaciones y vamos a estar observado dentro de Washington.” […] ” Creo que es desgraciado que las compañías americanas estén más que felices de intentar ganar contratos sin licitación como Halliburton ha hecho y entonces darse la vuelta y decir, ‘sabes, no vamos a quedarnos.’” […] “Tenemos un montón de evidencia acerca del mal uso de los contratos del gobierno y cómo ellos han engañado a los soldados americanos, engañado a los contribuyentes, ellos han tomado el dinero y no proveen los servicios.”
Halliburton recibió muchos contratos, sumamente lucrativos, por parte de la administración Bush, para la reconstrucción de Irak. El actual vice-presidente Dick Cheney, encabezó la firma en los años previos a la presidencia de Bush (1995 – 2000). De acuerdo con la información de Associated Press, el mes pasado, las investigaciones federales declararon que Halliburton fue la responsable por dos mil setecientos millones de dólares en sobre-facturación y derroche en Irak.
Al margen de esto – o tal vez no – recordemos que hace apenas unos días, el ex-asesor de Cheney y el propio Vice-Presidente, enfrentaron un juicio civil por la filtración de la identidad de una agente de la CIA, esposa de un ex-embajador quien acusó al gobierno de manipular informes de inteligencia para justificar la invasión de Irak. Lewis Libby fue encontrado culpable y puede enfrentar hasta 25 años de cárcel.
Me pregunto si la humanidad y el pueblo norteamericano, en especial aquellos que se opusieron al engaño, verán a los responsables de estos crímenes, me refiero a los “verdaderos responsables”, llevados a juicio. El olor a podrido, entre tanto, llega hasta la Antártida.

Leer más

Candidatos: ¿Por qué será que no les creo?

El viento cambió de dirección. Hace unos años, cuando al presidente Bush y su cohorte, impulsaron la guerra, una buena parte de los dirigentes demócratas, salvo honradas excepciones, le dieron su caluroso apoyo. No importó que las evidencias de las armas de destrucción masiva no existieran, tampoco fue relevante que se echase a un lado la autoridad (si es que tiene alguna) de la ONU y las recomendaciones de numerosos países europeos. Lo importante, para aquellos dirigentes demócratas, era seguir la dirección del viento y éste viraba a la derecha, cargaba olores a fundamentalismo cristiano, a patrioterismo y prepotencia imperial. La victoria parecía fácil y oponerse a la guerra era correr el riesgo de ser tildado de cobarde, traidor, amigo de los terroristas. Vino la guerra y aquel clima oscurantista que invadió a la sociedad estadounidense fue el caldo de cultivo para atacar los derechos civiles consagrados en la Constitución. También levantaron sus manos, aprobando toda suerte de violaciones a la privacidad y a los derechos humanos en nombre de la guerra contra el terror.
Pero la dirección del viento cambió.

Leer más

¿Por qué Irán quiere un Irak estable?

El siguiente enlace es una entrevista al profesor Alí Ansari, que encontré vía Libro de Notas. Ansari, de origen iraní, labora como profesor de historia en la Universidad de St. Andrews, en el Reino Unido.
Me ha parecido sumamente interesante y recomiendo su lectura. No me cabe duda, independientemente de la mayor o menor aproximación a sus opiniones, que refuerza la visión del desastre que ha sido para Estados Unidos la guerra en Iraq y el alto costo que significa intentar mantener una relativa estabilidad en la región, con un Irán a quien la guerra abrió puertas y nuevos caminos inesperados.

Leer más

Ilusiones de pre-guerra

El New York Times informa hoy de la disponibilidad de una presentación en PowerPoint, elaborada por el Comando Central para la Casa Blanca en 2002, que muestra la visión de los generales sobre el futuro de una inevitable invasión y guerra en Iraq. La imagen que allí se presenta, ilustra cuánto se ha separado la realidad de la fantasía pre-guerra. Los gráficos ilustran un desarrollo en tres grandes etapas post-invasión: “estabilización”, con una duración de dos a tres meses y una plantilla de 270 mil soldados, decreciendo hasta llegar a 175 mil. Una fase de “recuperación” que podría abarcar entre 18 y 24 meses y llevaría a una reducción de las tropas hasta alcanzar los 25 mil hombres. Por último una “transición”, con una duración aproximada de 12 a 18 meses y que culminaría con tan sólo 5 mil soldados norteamericanos en suelo iraquí. Esta última presunción, estimada para diciembre de 2006, contrasta con la permanencia actual de 132 mil soldados y el eventual envío de 20 mil más, de acuerdo con los planes del presidente Bush. La “guerra preventiva” ha resultado un enorme fiasco y la desestabilización, la guerra civil y el caos es el verdadero cuadro actual, muy lejos del fantástico escenario de las diapositivas en PowerPoint. Lo trágico de todo esto es el costo humano, de nuestros soldados y civiles iraquíes y que parece no tener fin todavía.
El material ha sido desclasificado bajo la “Freedom of Information Act” y puede ser obtenido en  The National Security Archive, de la Universidad George Washington. Ventajas descomunales de nuestra democracia, aún bajo el peor de los gobiernos.

Leer más
Creative Commons License