La masacre de Orlando y la fanfarronería de Donald Trump

AR-15 rifles

El dolor por lo ocurrido en la ciudad de Orlando, donde hemos vivido los últimos 11 años, abarca la profunda pena por la muerte de tantos seres y el horror que causa el saber que una mente desquiciada por el odio pudo hacerse fácilmente con todo el equipo necesario para la muerte, sin que nadie le impidiera llevar a cabo su siniestro plan.

Si visitamos de nuevo las últimas masacres perpetradas en los Estados Unidos, encontramos la constante de que han sido fomentadas por el odio (sea racial, sea sexual, sea religioso) y también hallaremos el factor común de la enorme facilidad con que sus protagonistas, mayormente personas desequilibradas, se han hecho del armamento sofisticado para cumplir sus crímenes. La sociedad a su vez ha quedado indefensa por los cuatro costados: más de una vez los autores habían estado bajo la mira de los cuerpos de seguridad, o alertados por diversas pistas, pero al final se ha hecho caso omiso, se ha aflojado la vigilancia y la burocracia ha triunfado.

Luego de cada ataque y su secuela de muertes, se reanuda la discusión acerca de la venta de armas en nuestro país. Pero todo parece una letanía que se repite una y otra vez, esperando a la próxima pesadilla que, como los terremotos, volverá a presentarse, sin que sepamos dónde y cuándo. Pero sí sabemos que será facilitada por al menos dos factores: la libertad para adquirir las armas para asesinar en masa y el combustible de odio que incite a los terroristas internos o externos, a planificar la muerte de seres humanos, por su color, por su preferencia sexual, por su condición religiosa o por una retaliación injustificable.

trumpAhora, cuando sentimos la impotencia de que casi nada podemos hacer para detener esta horrenda espiral de barbarie, sale el eventual candidato a la presidencia por el partido Republicano – Donald Trump – a decir que Estados Unidos debe prohibir el ingreso al país de todo inmigrante procedente del medio oriente, a la vez de acusar a toda una confesión religiosa, los musulmanes, del terrorismo. Donald Trump habla como un ignorante y petulante bravucón al que le importan un bledo los hechos, la historia, la sociedad y sólo ve en el horizonte los posible votos de los más atrasados y reaccionarios, dispuestos a seguir a quien les ofrece una aparente seguridad frente a todos sus temores.

Leer más

¡Feliz cumpleaños María!

Como ves – si realmente lees esta nota – nunca he pasado por alto la fecha de tu cumpleaños. Sabes que es más que eso. Podemos enterrar a los difuntos, borrar palabras escritas, destruir una pintura que hemos creado, pero los tesoros que forman parte de lo que somos o tal vez, que hacen parte de lo que nos identifica como la persona que hemos llegado a ser, son imborrables. No me arrepiento del amor. Que tengas un maravilloso cumpleaños, junto a tu familia. Nunca te olvido M.E. Toda la vida.

Leer más

Recuerdos en una foto


 

Hay apuro, los corazones trepidan por las calles iluminadas. Unos ojos, desde la ventana del tranvía atraviesan la avenida sin darse cuenta, pensando en llegar a casa a saborear una cerveza, para no ir más allá y tener sólo presente. ¿A dónde van todos? ¿Habrá alguno que avizore la danza sangrienta que espera a la vuelta de la esquina? Allí están, viviendo la calle, las luces, la carrera. Amores y desengaños, esperanzas y frustraciones caminando de la mano por la acera, en Times Square. Y me veo allí, entre mis coterráneos, que hoy son sólo una mancha en la foto, testimonio de lo que fue y nos dejaron, de lo que hemos sido y dejamos de ser. Casi todos – tal vez todos – inmigrantes, o hijos y nietos que perdieron el bagaje de sus padres y abuelos. Italianos, judíos, irlandeses, y otros, cuya sangre se remonta a las sabanas africanas donde se gestó su ritmo y su oído, para sembrar de Jazz al mundo. Y también, perdido entre las calles, con un amigo a cuestas, a plena risa o cabizbajo, va mi padre, con el Caribe en la piel y la guitarra. ¿Cuántas veces pasaste por Times Square papá? Tal vez nunca la hiciste tuya, porque no te lo permitieron. He querido caminar contigo en esa foto. Ahora tu nieto que jamás conociste, vibra a veces por tus caminos, y recorre altanero la ciudad de Nueva York. Y en un retorno inesperado, al ver la imagen, soy por un instante Emiliano y me convierto en sombra, en fragmento del mundo de ese 1937 en Times Square.

Leer más

Pasado, presente y fotografía.

The passing of the train Hola. Tal vez debería decir: “A quien pueda interesar”, ya que dejé abandonado mi blog y quizás me lea ahora sólo yo y mi sombra. Mi inconsecuencia descansa en la intermitencia de mis estados de ánimo y mi escepticismo total respecto a nosotros los humanos. Emigré a Estados Unidos con mi familia después de 10 años de dar tumbos en Venezuela, dedicado a la computación y a la docencia, más a la primera que a la última. Fui astrónomo aficionado y me especialicé en redes de computadoras, particularmente con el sistema operativo Linux; jugué con la programación en Pascal, y aprendí un poco de todo y de nada. Me hice un generalista. En realidad, la década de los 90 fue para mí de búsqueda y de crisis. Rompí con 20 años de dedicación entera a la lucha social y política, durante la cual fui dirigente. Al abandonar mis ideas, por la convicción personal de su imposibilidad, quedé huérfano, tanto como el mundo lo está. No tengo religión que me sostenga, porque soy ateo a conciencia.
Estados Unidos es mi hogar ahora. Fue el hogar de mi padre por sus primeros 28 años de vida y nunca renunció a su ciudadanía. Yo bregué y heredé ese patrimonio. No soy de los que creen que la tierra donde uno nació es la mejor del mundo, y los nacionalismos y prejuicios chovinistas son contrarios a mi concepto universal.
Mi esposa y yo comenzamos una vida, casi desde cero, en Estados Unidos, como inmigrantes de primera generación: hemos aprendido el inglés a una edad avanzada, buscamos trabajar y ser felices en lo que sabemos, pero la realidad nos llevó

Leer más

‘Cierre’ (Shutdown) del gobierno en Estados Unidos. La nueva sombra que se cierne.

El tiempo corre y hasta el momento de escribir esta nota el gobierno y la mayoría republicana que controla la cámara de representantes no se ponen de acuerdo para el presupuesto 2011. La probabilidad de un “cierre” del gobierno (el llamado shutdown en inglés) es cada vez mayor y como consecuencia de ello un eventual aumento de la crisis económica que vive el país. En palabras del New York Times:

El Zoológico Nacional cerraría, pero los leones y tigres seguirían siendo alimentados; el parque Yellowstone y otros parques nacionales cerrarían. El Servicio de Recaudación Interna podría detener la expedición de chques de retorno de fondos. […] agentes de la guardia fronteriza entrenando a oficiales en Afganistán podrían tener que regresar. (NYT, Abril 06 2011) [Traducción mía]

A este panorama se puede sumar el anuncio de que alrededor de 800 mil trabajadores gubernamentales cesarían de laborar y recibir sueldos. Así mismo cabe la posibilidad de que la numerosa cantidad de trabajadores recibiendo compensación laboral vean comprometidos los ingresos por algún tiempo.

Leer más
Creative Commons License