Plutón redescubierto.

pluto_charon_color_finalEn las recónditas oscuridades de nuestro sistema solar, en un excéntrico viaje alrededor de nuestra estrella, Plutón y Caronte – denominados ahora planetas enanos – muestran por vez primera su rostro a los humanos. La nave New Horizons de la NASA, que ha viajado por poco más de nueve años, se acerca cada vez más al primer gran encuentro cercano con Plutón – el día 14 de julio – cuando le observará desde una distancia de apenas 50 mil kilómetros.

En su camino, New Horizons nos ha revelado a un sorprendente planeta, de un color similar al de Marte, con intrigantes características geológicas que sólo presagian nuevos y excitantes hallazgos y desafíos para la ciencia.

Plutón fue apenas descubierto en 1930 por Clyde W. Tombaugh. Tiene una masa y volumen similar a los de la Luna y ha sido objeto de debate en los últimos años, referente a su calificación como planeta “enano”. En los próximos días veremos nuevas y emocionantes imágenes, más nítidas y que de seguro plantearán nuevos retos de investigación para la ciencia, acerca de los orígenes del sistema solar, de cuán diferentes son Plutón y Caronte, que mantienen una eterna danza entre ellos, girando uno y otro alrededor de un centro común. La verdad es que estoy maravillado con las primeras imágenes y me dejan con el aguijón de querer más y más. ¡Bravo por el duro y maravilloso trabajo del equipo que ha llevado adelante este proyecto! Ahora, la nave de nuestra curiosidad e ingenio alzará de una vez por todas, el velo de la oscuridad y la lejanía.

7-8-15_pluto_color_new_nasa-jhuapl-swri-tn

Créditos de las imágenes: NASA-JHUAPL-SWRI

Página de New Horizons: pluto.jhuapl.edu

Página que escribí, ante el fallecimiento del descubridor de Plutón, en 1997 para un sitio astronómico español:

www.xtec.cat/~aparra1/astronom/tombs.htm

Leer más

La humanidad se posa sobre un cometa, a pesar de nuestras pesadillas.

En una hazaña sin precedentes, la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea, ha logrado posar una nave de investigación científica sobre la superficie de un cometa. La nave matriz, enviada hace casi once años, logró sortear enormes dificultades en su largo viaje al cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko. La “curiosidad” humana por obtener información directa sobre los cometas es parte de la curiosidad por conocer nuestros orígenes: los cometas son portadores de la composición primigenia que tenía nuestro sistema solar. Se sostiene que ellos fueron fundamentales para el surgimiento de la vida, y la composición de nuestra atmósfera. En su travesía, desde marzo del año 2004 hasta ahora, la humanidad ha dado sobradas muestras de su barbarismo. Mientras un pequeño sector intenta descifrar los misterios de nuestros primeros pasos en el cosmos, los gobiernos, en mayor o menor medida, los ejércitos, los políticos, las grandes corporaciones, los reyes, dictadores de izquierda y derecha, han mostrado cuán lejos, pero cuán lejos, estamos de ser una especie digna del planeta que nos alberga. Hemos visto cortar cabezas, invasión de territorios, asesinatos de niños y gente inocente en masa, abuso del poder y miseria.

Rosetta se ha posado sobre un cometa. Es una gigantesca hazaña. Triste sí, que la más grande de todas, vivir en paz, amarnos y prosperar en libertad y sin hambre, sea hasta ahora un imposible…

Fotos en flickr

Leer más

¿Cuán contaminado está tu cielo? Ayuda a la ciencia, contando estrellas

Hace muchos años, mientras leía un libro de astronomía – cuyo nombre no recuerdo – encontré una frase estupenda que me dejó pensando: “¡Devuélvannos nuestro cielo!“. Se hacía referencia a la pérdida de la oscuridad y con ella del cielo nocturno, atiborrado cada vez más con un tipo de contaminación de la que rara vez tomamos conciencia: la contaminación lumínica.
Cada vez más poblados se suman a la creciente expansión de los alumbrados eléctricos y la exposición de luz en los carteles comerciales, avisos, vallas, y edificaciones. Las grandes ciudades no sólo despiden suficiente monóxido de carbono y otros gases, cargados de partículas que entorpecen y opacan el cielo, también agregan torrentes de luz que “iluminan” las noches y la saturan hasta casi hacer imposible observar las estrellas o percibir siquiera la “nocturnidad”. Lamentablemente ya no es únicamente un atributo de las metrópolis y el ser humano tiene menos cielo visible sobre su cabeza.
Los astrónomos amateur han aplicado un sistema para medir la calidad de los cielos usando el ojo a simple vista. El “naked-eye limiting magnitude” (NELM) determina las magnitudes visibles calculando cuántas estrellas pueden ser vistas sin ayuda de instrumentos ópticos. Ahora, tomando como base dicho sistema, la University Corporation for Atmospheric Research, en conjunto con sociedades científicas y planetarios del mundo entero, quieren medir la contaminación lumínica de los cielos a través de la participación de miles de personas a lo ancho y largo del orbe, haciendo uso del enorme poder de la Internet. El proyecto, denominado The 2008 Great World Wide Star Count se inicia el 20 de octubre hasta el 3 de noviembre, tiempo durante el cual cualquiera de nosotros puede, en uno de esos días, tomarse el tiempo de ver el cielo desde el frente de su vivienda y anotar cuántas estrellas es capaz de observar en una constelación dada, (El Cisne si vive en el hemisferio norte o Sagitario si lo hace desde el hemisferio sur). Los pasos a seguir son sencillos y están muy bien explicados en una guía que han publicado al efecto y que se obtiene en la página del proyecto.
Les invito incorporarse al evento, que además de tener una utilísima misión augura una fantástica diversión para toda la familia. La información detallada se encuentra en su página web y la guía se encuentra disponible en varios idiomas, incluyendo el español.

Leer más

De robots y humanos

Le he echado un vistazo a estos vídeos de robots. ¡Impresionantes! No es difícil encariñarse con ellos y suponer que son cuasi-humanos. No, aún no lo son, pero creo firmemente en la posibilidad de que algún día serán máquinas capaces de discernir. Por ahora, los nuevos desarrollos evidenciados en los vídeos, están llevando a los gobiernos y científicos a trabajar en un código de ética en la conducta de los robots, algo que sin duda nos hace recordar las tres leyes de la robótica de Asimov.
El futuro, a este respecto, se me antoja absolutamente desconcertante e incierto: la maravilla puede traer consigo nuevas calamidades, principalmente porque el creador de los humanoides podría transmitirle todas las taras de que es capaz: robots para cazar inmigrantes ilegales, robots fundamentalistas, robots-soldados. El asunto de la ética no es menor. Matrix, I Robot o 2001 Odisea del Espacio, bien podrían ser una premonitoria advertencia. Soy fanático de los robots y les doy la bienvenida, pero desconfío, para variar, de la especie humana. No se pierdan los vídeos de los cuales aquí muestro uno.

Vía Seed Magazine

Leer más

Tengo que ver “Planet Earth”

Uno de los propósitos que tengo, inexorable, es ver Planet Earth. Este artículo (en inglés), publicado en Seed por Laura McNeil, logró conmoverme y entusiasmarme.

Our cultural moment—one of ever-increasing awareness about the environment, the threat of climate change, and the importance of biodiversity and conservation—is information rich. These issues have reached us intellectually (thank you, Al Gore), and people are consequently aware of their importance; they comprehend them. The issues haven’t, however, reached us emotionally. Planet Earth does. This is our world, as we’ve never felt it before.”

Leer más
Creative Commons License