Diez años de Extemp”F”oraneo

EF-v4

Una década ha pasado desde el día que publiqué mi primera nota en mi blog, Extempforaneo. Le llamé así inventando una palabra que expresara que me sentía fuera de tiempo y de lugar, no por encontrarme en Estados Unidos, sino por sentirme apátrida, miembro de la especie humana, en un mundo global que se empeña en utilizar la universalidad sólo para explotar inmisericordemente a los más desposeídos y afianzar las fronteras y los rigores chovinistas para separar y dividir a las naciones y las culturas y declarar ilegales a los que emigran para salvar sus vidas. Fuera de tiempo, porque nunca el reloj, los días y los años, han satisfecho mi ansiedad por enmendar errores o conquistar nuevos mundos. Porque los momentos que viví, cuando Bush y Chávez (aparentes antípodas políticas) determinaron el destino de sus pueblos, fanfarroneando con el poder, me dejaban sin aliento y golpeaban mi alma.

Extempforaneo nació porque tenía y sentía la imperiosa necesidad de escribir, tras nuestro auto-exilio, y aprovechando el intermedio de trabajo que tuve y que me dejaba algo de tiempo “disponible”, en un país donde al pueblo se la ha adoctrinado en “vivir para trabajar”.

Los primeros dos años de vida fueron exitosos y productivos. Mi blog adquirió un cierto espacio en el medio de las bitácoras en español y llegué a recibir cerca de 15 mil visitas o toques en un mes, procedentes principalmente de España, Argentina, México, Colombia, Venezuela y Estados Unidos. Pero poco después la bitácora comenzó a languidecer, presa de mi inactividad y falta de producción. La principal razón fue el tiempo (nuevamente). Nos tocó el espinoso camino de los inmigrantes de primera generación. Pasaron años de duro trabajo, nocturno, con apenas unas horas para dormir y reiniciar la faena. El objetivo de nuestras vidas: que nuestros hijos pudieran tener una familia equilibrada, y la oportunidad de realizar algunos de sus sueños.

Luego vinieron, como esperando su turno para aparecer, varias dolencias y enfermedades, la más importante de ellas en mi visión: “Distrofia macular” (no es la degeneración macular), genética y exclusiva de un reducidísimo grupo de seres humanos que la padecen en todo el planeta. Incurable, por ahora,  y que alteró por completo mi manera de abordar la vida, desde la lectura de un libro, la percepción de los colores, mi ejecución y destreza en la informática, la conducción de un vehículo, la vista de un filme en el cine o la TV.

En fin, mi blog enfrentó los embates de mis estados de ánimo, la implacable ley estadounidense de vivir para trabajar y la enfermedad.

He mantenido a Extempforaneo todos estos años porque lo quiero; porque es una referencia para los que buscan las raíces de la familia Guinand (pues mis artículos sobre mi abuelo y madre han sido punto de encuentro de los Guinand de América); porque en mi blog puedo publicar lo que quiero y porque deseo que sea un recuerdo de mi paso, para mis hijos, mi esposa, mis amigos y ojalá, mi descendencia.

Han pasado diez años. Ahora representan un valor que no tenían a mis veinte o mis treinta. Diez años son ahora un siglo en la vida y en el recuento de estos últimos diez, de emigración a Estados Unidos, de iniciar una nueva vida, de construir y reconstruir todo, los ingredientes de esta travesía se han reflejado en el blog, haciéndole testigo de lo que he sido y soy: amor, tristeza, esperanza, arrepentimiento, nostalgia, felicidad.

Leer más

La nueva etapa de ExtempForaneo

La nueva etapa de ExtempForaneo

Ha pasado mucho tiempo desde que escribía cotidianamente en mi blog. ExtempForaneo fue producto de un impulso y una inquietud por expresar las cosas que pasaban por mi mente. Mi percepción del mundo, las ganas de compartir algún descubrimiento en mis viajes internaúticos, o los relatos para recordar el pasado, los ancestros, y así dejar una huella “impresa” en letras virtuales.

A pesar de no habérmelo propuesto, ExtempForaneo se ganó un puesto modesto, pero respetable, en el mundo de los blogs en español  escrito desde Estados Unidos.

Leer más

¡Al fin! Actualizado a WordPress 2.6.1

Ya era hora. Después de un año desconectado del día a día de la bitácora y cargando con la versión 2.1.3 de nuestro querido WordPress, me atreví a actualizar a la última versión.
Era la 1 de la madrugada. Mi día libre. Una alergia encima de esas en las que crees vas a morir por falta de respiración. Pero, pensé, es mi día libre, ¿para cuándo más lo voy a dejar? Sabía que hubo problemas con las 2.6, en especial las categorías en blanco y por ello no quise aventurarme hasta que no se produjera una versión de ajustes y correcciones. Así pues, avancé con las 2.6.1 y entre la alergia y WordPress, me dieron las 6 de la mañana, solventando las trapisondas de los plugins desactualizados, los errores con los feeds para FeedBurner y un sin fin de detalles. Todavía hoy le estuve metiendo mano para reparar entuertos. Pero ya está (tal vez todavía existan errorcillos por ahí).
La versión 2.6.1 de WordPress es básicamente de mantenimiento y remedio. Se han corregido cerca de 60 problemas y se han hecho mejoras que atañen a los usuarios de otros idiomas diferentes del inglés.
La bitácora está funcionando bien y cargando rápidamente. Poco a poco vuelvo al camino.
Para descargar la última versión de WordPress, pulsa aquí.

Leer más

Trabajo en progreso …

En los pocos momentos libres de que dispongo – usualmente desde la 1 de la madrugada a las 3 a.m. – he estado trabajando para poner a punto la bitácora. No ha sido nada fácil y hay montones de cosas sin resolver, como por ejemplo la galería de fotos, que sigue sin funcionar o imágenes en artículos viejos. Naturalmente, lo más importante, que es empezar a escribir, es lo más costoso y lo que menos puedo efectuar a esas horas, al llegar del trabajo. Así que vamos “piano piano” hasta agarrar de nuevo algún ritmo y encontrar el mejor método en el cuadro de mi vida actual.
Otra cosa, que sabía muy bien desde el principio, es que he perdido mi ranking en Google y numerosos enlaces de algunas bitácoras o sitios que me tenían entre su selección. Es casi como comenzar desde cero, algo que por lo visto, he optado por hacer de forma recurrente en estos años de mi edad madura. No tengo miedo de ello. Venir a Estados Unidos como lo hicimos mi familia y yo, y comenzar desde cero, ha sido, con mucho, más cuesta arriba que cualquier otra cosa que haya hecho en mi vida. Pero bueno, quiero que sepan que estoy trabajando, lento, lento, pero ahí voy, levantando a Extempforaneo de nuevo.

Leer más

¡Terminó la hibernación! ¡y con dominio propio!

Faltan unos minutos para volver al trabajo luego de un par de días libres. Voy a cumplir un año laborando allí y casi un año sin escribir en mi querido “ExtempForaneo“. No es una casualidad…
He estado luchando y esperando por tiempos mejores desde aquel mes en que, luego de la pérdida de mi inolvidable Mary, dejé de escribir totalmente.
Han pasado muchas, muchas cosas, en este nuestro pequeño y frágil planeta, y un humilde servidor sigue dando pequeñas batallas, día a día, por recuperar la autoestima vapuleada y pretender, ¡osado yo!, conseguir algo de trabajo que se relacione con mis pasiones y anhelos. Vuelvo al camino de la escritura, con poco tiempo, con mucho cansancio, con más canas y ¡con dominio propio! Esto quiere decir, que a partir de ahora se inicia una nueva etapa en la bitácora, que se aloja desde hoy en http://extempforaneo.net/wordpress. Todavía estoy dando retoques y corrigiendo las fallas que puedan presentarse al traspasar todo el blog de mi servidor en casa a la nueva dirección. En las próximas semanas espero que todo quede a punto, así que perdonen los enlaces perdidos o los vacíos.
Quiero agradecer a todos aquellos amigos y lectores que siempre han seguido pendiente de mí y que en privado o por escrito a través de comentarios en ExtempForaneo, han pedido que vuelva a escribir y reactive la bitácora. Y por supuesto, gracias a mi hermosa y querida familia, el mejor y más grande apoyo que tengo.
Así que, actualicen sus enlaces a la nueva dirección de la bitácora y no dejen de leerme.

Leer más
Creative Commons License