Plutón redescubierto.

pluto_charon_color_finalEn las recónditas oscuridades de nuestro sistema solar, en un excéntrico viaje alrededor de nuestra estrella, Plutón y Caronte – denominados ahora planetas enanos – muestran por vez primera su rostro a los humanos. La nave New Horizons de la NASA, que ha viajado por poco más de nueve años, se acerca cada vez más al primer gran encuentro cercano con Plutón – el día 14 de julio – cuando le observará desde una distancia de apenas 50 mil kilómetros.

En su camino, New Horizons nos ha revelado a un sorprendente planeta, de un color similar al de Marte, con intrigantes características geológicas que sólo presagian nuevos y excitantes hallazgos y desafíos para la ciencia.

Plutón fue apenas descubierto en 1930 por Clyde W. Tombaugh. Tiene una masa y volumen similar a los de la Luna y ha sido objeto de debate en los últimos años, referente a su calificación como planeta “enano”. En los próximos días veremos nuevas y emocionantes imágenes, más nítidas y que de seguro plantearán nuevos retos de investigación para la ciencia, acerca de los orígenes del sistema solar, de cuán diferentes son Plutón y Caronte, que mantienen una eterna danza entre ellos, girando uno y otro alrededor de un centro común. La verdad es que estoy maravillado con las primeras imágenes y me dejan con el aguijón de querer más y más. ¡Bravo por el duro y maravilloso trabajo del equipo que ha llevado adelante este proyecto! Ahora, la nave de nuestra curiosidad e ingenio alzará de una vez por todas, el velo de la oscuridad y la lejanía.

7-8-15_pluto_color_new_nasa-jhuapl-swri-tn

Créditos de las imágenes: NASA-JHUAPL-SWRI

Página de New Horizons: pluto.jhuapl.edu

Página que escribí, ante el fallecimiento del descubridor de Plutón, en 1997 para un sitio astronómico español:

www.xtec.cat/~aparra1/astronom/tombs.htm

Leer más

¿Cuán contaminado está tu cielo? Ayuda a la ciencia, contando estrellas

Hace muchos años, mientras leía un libro de astronomía – cuyo nombre no recuerdo – encontré una frase estupenda que me dejó pensando: “¡Devuélvannos nuestro cielo!“. Se hacía referencia a la pérdida de la oscuridad y con ella del cielo nocturno, atiborrado cada vez más con un tipo de contaminación de la que rara vez tomamos conciencia: la contaminación lumínica.
Cada vez más poblados se suman a la creciente expansión de los alumbrados eléctricos y la exposición de luz en los carteles comerciales, avisos, vallas, y edificaciones. Las grandes ciudades no sólo despiden suficiente monóxido de carbono y otros gases, cargados de partículas que entorpecen y opacan el cielo, también agregan torrentes de luz que “iluminan” las noches y la saturan hasta casi hacer imposible observar las estrellas o percibir siquiera la “nocturnidad”. Lamentablemente ya no es únicamente un atributo de las metrópolis y el ser humano tiene menos cielo visible sobre su cabeza.
Los astrónomos amateur han aplicado un sistema para medir la calidad de los cielos usando el ojo a simple vista. El “naked-eye limiting magnitude” (NELM) determina las magnitudes visibles calculando cuántas estrellas pueden ser vistas sin ayuda de instrumentos ópticos. Ahora, tomando como base dicho sistema, la University Corporation for Atmospheric Research, en conjunto con sociedades científicas y planetarios del mundo entero, quieren medir la contaminación lumínica de los cielos a través de la participación de miles de personas a lo ancho y largo del orbe, haciendo uso del enorme poder de la Internet. El proyecto, denominado The 2008 Great World Wide Star Count se inicia el 20 de octubre hasta el 3 de noviembre, tiempo durante el cual cualquiera de nosotros puede, en uno de esos días, tomarse el tiempo de ver el cielo desde el frente de su vivienda y anotar cuántas estrellas es capaz de observar en una constelación dada, (El Cisne si vive en el hemisferio norte o Sagitario si lo hace desde el hemisferio sur). Los pasos a seguir son sencillos y están muy bien explicados en una guía que han publicado al efecto y que se obtiene en la página del proyecto.
Les invito incorporarse al evento, que además de tener una utilísima misión augura una fantástica diversión para toda la familia. La información detallada se encuentra en su página web y la guía se encuentra disponible en varios idiomas, incluyendo el español.

Leer más

Una nube en la frontera

La imagen, tomada por un astronauta de la Estación Espacial Internacional, muestra una nube noctilucente (Noctilucent Cloud), justo a la hora del crepúsculo sobre el área de Mongolia, en el Asia Central.
Las nubes noctilucentes han despertado el interés de los científicos recientemente, pues su creciente número y lugar de aparición, pudiera estar relacionado con el cambio climático global debido a la interferencia humana.
Se cree que están constituidas por cristales de hielo y se ubican en la frontera entre la atmósfera terrestre y el espacio exterior, en una zona donde la temperatura, en el verano polar boreal – por ejemplo – ronda los -140 ºC ( -220 ºF).
Su cada vez mayor importancia ha llevado a una más profunda investigación de las mismas a través de los proyectos Odin (Suiza) y el AIM (Aeronomy of Ice in the Mesosphere).
La foto fue capturada por un astronauta de la Estación Espacial Internacional, el 22 de julio de 2008, a una altitud de 321 kilómetros. ¡Una belleza! (Hacer clic para verla a mayor resolución).

Créditos de la foto:
Image Science and Analysis Laboratory, NASA-Johnson Space Center.

Fuente:
Earth Observatory (NASA)

Enlaces:
Noctilucent Clouds (Wikipedia, en inglés)

Nubes Noctilucentes

El misterio de las nubes noctilucentes (BBC Mundo, español)

Leer más

Otro planeta Tierra en nuestra vecindad

Como muchos, siempre he tenido la corazonada de que nuestro universo está lleno de planetas y con ellos, una buena cantidad de “Tierras”, es decir, planetas similares, que puedan albergar vida, tal como la conocemos. Pero mis corazonadas, por muy convencido que esté de ellas, son sólo eso hasta que se encuentren evidencias.
Desde hace algunos años el descubrimiento de planetas, más allá del Sistema Solar, se ha transformado casi en una rutina y se los llama exoplanetas. Los métodos para su localización se perfeccionan día a día (aunque son complejos) y se puede, en buena medida, obtener su probable masa, período orbital (tiempo que tarda en dar la vuelta a su estrella) e incluso su eventual composición. El grueso de los exoplanetas descubiertos son similares a Júpiter: gigantescos, gaseosos. Pero ayer un grupo de astrónomos ha dado una buena nueva a la comunidad científica y al mundo, al anunciar el descubrimiento de un planeta similar a La Tierra, con un radio 50% mayor y unas cinco veces más masivo. De acuerdo a los análisis, la temperatura en Gliese 581 c (que así lo han llamado, técnicamente), está entre los 0 y 40 grados centígrados, por lo que, de acuerdo con los científicos, podría haber agua líquida.

Leer más

El extraño hexágono de Saturno

El Sistema Solar está repleto de sorpresas y maravillas. ¿Observan el hexágono en la imagen? Es el polo norte de Saturno y allí, visible gracias a la tecnología de la nave Cassini que orbita al planeta anillado, se puede ver la figura geométrica sorprendente. Lo interesante es que hace casi 30 años, las naves Voyager 1 y 2, en su camino hacia el cosmos, observaron la misma característica en Saturno, de tal forma que las imágenes recientes son la confirmación de que se trata de un fenómeno de larga duración (al menos por tratarse de una formación en la atmósfera gaseosa de ese planeta). “Esta es una extraña característica, posada en una forma geométrica precisa con seis lados rectos cercanamente iguales” […] “Nunca hemos visto algo como esto sobre ningún otro planeta. Por cierto, la gruesa atmósfera de Saturno, donde las ondas de formas circulares y celdas convexas dominan, es tal vez el último lugar donde uno esperaría ver tal figura geométrica de seis lados, aunque allí está.” Tales declaraciones provienen de Kevin Baines, científico atmosférico y miembro del equipo del espectrómetro de la nave en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Leer más
Creative Commons License