Supercomputadoras predicen más calor y humedad en este siglo

Nubes de tormenta sobre un lagoUn nuevo reporte científico insiste sobre los cambios climáticos que probablemente azotarán a nuestro planeta antes de finalizar el presente siglo. Esta vez las conclusiones son extraídas del resultado de modelos climáticos simulados en supercomputadoras de centros de investigación en Rusia, Japón, Francia y los Estados Unidos. Cada modelo simuló el período 2080-2099 tres veces, variando la magnitud en la que los gases invernadero se acumulan en la atmósfera. El objetivo con los tres escenarios es deducir cuán rápido podría actuar la sociedad para reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases invernadero en las próximas décadas y disminuir las consecuencias del desastre.

El estudio, denominado “Going to the Extremes” (Hacia los extremos) es un trabajo de los científicos del National Center for Atmospheric Research (NCAR), Texas Tech University y el Australian Bureau of Meteorology Research Centre. Claudia Tebaldi, del equipo de autores del reporte que aparecerá en la edición de diciembre de la revista Climatic Change, señala que “son los extremos, no los promedios, los que provocan el mayor daño a la sociedad y a muchos ecosistemas.” […] “Tenemos ahora el primer consenso basado en un modelo, sobre cómo el riesgo de peligrosas oleadas de calor, lluvias intensas y otras clases de extremos climáticos, cambiarán en el próximo siglo”.
De acuerdo con la información, en los tres escenarios los modelos coinciden en que, para los años 2080-2099:

  • El número de noches extremadamente calientes y la duración de las oleadas de calor, se incrementarán significativamente sobre casi todas las áreas terrestres alrededor del planeta. Durante las olas de calor, las noches muy calientes se asocian usualmente con fatalidades debido a que las personas y las edificaciones tienen menos oportunidad de enfriarse en el transcurso de la noche.
  • La mayoría de las áreas, por sobre los 40 grados norte, verán un salto significativo en el número de días con fuertes lluvias (días con más de 0.40 pulgadas). Esto incluye el asentamiento norte de los Estados Unidos, Canadá y la mayor parte de Europa.
  • Las sequías podrían alargarse sensiblemente a lo largo del oeste de los Estados Unidos, el sur de Europa, este de Brasil y muchas otras áreas. Las temporadas de sequía son uno de los muchos factores que producen e intensifican la aridez.
  • El crecimiento promedio de la estación podría incrementarse a lo largo de Norteamérica y Eurasia.
Los investigadores encontraron que en el escenario con más bajo nivel de gases invernadero, hubo un debilitamiento significativo de las amenazas citadas, por lo que deducen, obviamente, que actuar para reducir las emisiones de estos gases ayudaría a reducir el riesgo de que los cambios más severos se produzcan.

Fuente:
The National Center for Atmospheric Research & the UCAR Office of Programs

Escribir un comentario

Creative Commons License