La tontería del himno en español

No pensaba escribir nota alguna. Definitivamente necesito un poco de descanso y, aunque debo salir también el sábado a las mundanas tareas, el sano juicio me recomienda dejar la bitácora tranquila. Pero… comienzo a violar mis propias reglas, porque no he podido aguantarme respecto a la “versión” en español del himno de los Estados Unidos, grabada y comenzada a comercializar a través de radios.

Nadie que me haya leído tendrá duda alguna acerca de mi postura incondicional con la lucha de los inmigrantes. Yo soy uno también. Pero estupideces como la que han hecho estos cantantes no sólo no ayudan, son una torpeza y una afrenta. Además, quiénes se creen ellos, Gloria Trevi, Carlos Ponce, Olga Tañón y demás para, en un momento tan delicado, provocar de manera por demás estúpida, a los ciudadanos norteamericanos. Por supuesto, los conservadores lo repudiaron de inmediato, al igual que el Presidente; cabe también la posibilidad, muy sensata, de que a personas liberales, gente sin marcadas definiciones políticas, les caiga mal, les sepa mal. No hay comparación alguna con el momento, los motivos y el tipo de versión, que produjo Hendrix en los años 60. Además, el argumento soso y rebuscado de que así se “ayuda” a que los latinos entiendan la maravillosa letra del himno, pareciera decir que somos una manga de burros. Eso no ayuda a mostrar una voluntad de integración y tender puentes con la sociedad norteamericana. Más bien me parece una manera de pescar dinero en un momento de auge de los inmigrantes.
Y por último, en cuanto a gustos, siempre me ha parecido que las cursis reuniones de cantantes, estilo “We are the world” son horribles y llenas de sensiblería barata. Profundas razones históricas hacen de un himno, un símbolo para un país. El inglés, en “The Star-Spangled Banner” es parte de ese símbolo. La lucha de los inmigrantes es, creo entenderlo así, para que sea también su himno.

3 comentarios

  1. EStoy tan de acuerdo contigo, Emilio, que ayer cuando supe de la noticia le comenté decepcionada a Miguel Ángel que qué sentido tenía eso.Suele pasar que en este tipo de luchas surjan grupos cuyas acciones, llevadas a cabo por un impulso irracional, terminen logrando justamente todo lo contrario de lo que en principio están apoyando. Esto de lo del himno es uno de esos casos.

  2. Me acabo de dar cuenta de que el comentario que recién mandé salió a nombre de Miguel Ángel. Fui yo, Meche, la que lo escribió (no vaya a ser que se me queje el chico luego). No me percaté de que no estaba metida en mi máquina personal (sino en la familiar) y que por esa máquina el nombre que aparece para los comentarios es el de él. Bueno, igual todo queda en familia. Pero no estoy segura de que él suscriba lo que dije, por eso hago la aclaratoria.

  3. Qué decir, estaba escribiendo en el blog acerca del tema y buscando información llegué a tu página. No tengo mucha experiencia con extranjeros pero acá a Chile llega mucha gente a buscar trabajo y todo y sí hay gente ilegal como en todas partes.
    El caso es que no encuentro razón para que estas personas hayan hecho la traducción al Himno Nacional, más porque es uno de los símbolos patrios y es una completa falta de respeto. No es exceso de nacionalismo, pero es que da vergüenza ajena…
    Te felicito por «violar tus propias reglas» y escribir este artículo.
    Margot.

Escribir un comentario

Creative Commons License