Ni Darwin ni Kyoto, fe y escepticismo

Cómo se genera el calentamientoEn el programa “Real Time with Bill Maher” el 16 de septiembre, este fantástico y mordaz humorista e intelectual norteamericano, abordó una habitual sección, llamada “New rules” (nuevas reglas o nuevas normas), hablando sarcásticamente de El Mal y terminó diciendo:
Some people think Satan is real and some people think global warming is real. If you think stopping gays from doing it is more important than the ice caps melting, the boogeyman is you…

(Alguna gente piensa que el Diablo es real y alguna gente piensa que el calentamiento global es real. Si tu crees que impedir que los homosexuales lo hagan es más importante que el derretimiento de los casquetes polares, el demonio1 eres tú.)

Maher, con su ácido humor, se refería a la lucha de las instituciones más poderoras en Estados Unidos, contra el matrimonio entre homosexuales, que para ellos representa uno de los peores males, ampliamente condenado por los fundamentalistas cristianos que apoyaron a Bush mientras se oponen, con igual vehemencia, a enfrentar el calentamiento global, uno de los peores males que se ha cernido sobre la humanidad entera.

Esta hábil asociación de Maher, me trajo a la memoria otra. El mismo sector, que se apoya en los fundamentalistas que luchan contra la Teoría de la Evolución de Charles Darwin y buscan (y han tenido considerable éxito) erradicarla de la enseñanza escolar, es el mismo que considera que no hay suficientes evidencias para sostener que la acción del hombre y en particular de los Estados Unidos, está provocando el calentamiento global y con ello, la eventual aparición de cataclismos y catástrofes con su secuela de muerte, enfermedad y miseria.

Temperatura de la superficie del marCon la aparición reciente de los monstruos, Katrina y Rita, me puse a investigar acerca del calentamiento global. ¿Por qué? Pues, los científicos saben que hay una relación directa entre el calentamiento de los océanos y la fuerza de los huracanes. El agua caliente de la superficie oceánica es el combustible que permite a un huracán cobrar mayor velocidad y ferocidad. El calentamiento global ha traído (eso es un hecho, no una conjetura) un aumento de la temperatura del planeta y con ello, de la temperatura de los mares.
El 26 de julio de 2005, Raymond Bradley director del University of Massachusetts’ Climate System Research Center at Amherst , declaraba para Associated Press lo siguiente:

“Right now, we have good, strong scientific evidence supported by the vast majority of scientists who studied the problem to say we are facing a serious problem.” (En la actualidad, tenemos buena, fuerte evidencia científica, apoyada por la vasta mayoría de los científicos que han estudiado el problema, como para afirmar que estamos encarando un serio problema.)

En un sitio en Internet, llamado Cambio Climático Global encontré buena información en español. Extraigo algunos párrafos interesantes que encontré:

La IPCC (Panel Internacional sobre Cambio Climático), un panel de 2500 científicos de primera línea, acordaron que “un cambio discernible de influencia humana sobre el clima global ya se puede detectar entre las muchas variables naturales del clima”. Según el panel, la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado aproximadamente 0.6°C en el último siglo. Las emisiones de dióxido de carbono por quema de combustibles, han aumentado a 6.25 mil millones de toneladas en 1996, un nuevo récord. Por otro lado, 1996 fue uno de los cinco años más calurosos que existe en los registros (desde 1866). (…) De acuerdo a la IPCC, una duplicación de los gases de invernadero incrementarían la temperatura terrestre entre 1 y 3.5°C . Aunque no parezca mucho, es equivalente a volver a la última glaciación pero en la dirección inversa. Por otro lado, el aumento de temperatura sería el más rápido en los últimos 100.000 años, haciendo muy difícil que los ecosistemas del mundo se adapten.

Más aún, recientemente, en una reunión científica en Montevideo, Uruguay, Michel Jarraud, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) señaló que “parece que sí hay incidencia del cambio climático, debido al recalentamiento global, en la intensidad de los ciclones tropicales”

Las evidencias del calentamiento global son abrumadoras y, aunque falten todavía análisis y estudios para afirmar categóricamente que los huracanes se han fortalecido por ello, la mayoría aplastante de la comunidad científica está convencida que las consecuencias del cambio climático serán nefastas: ciudades costeras desapareciendo, aumento del nivel de los mares, inundaciones, tormentas donde antes había poca lluvia, sequías donde abundaba el agua, destrucción de áreas de cultivo y decenas o centenares de miles de muertes de seres humanos y liquidación de hábitats de miles de especies.
Pero, a pesar de las evidencias, producto del estudio y la aplicación del método científico, el gobierno de Estados Unidos, que originalmente firmó el tratado de Kyoto para frenar la emisiones de gases contaminantes y tomar medidas contra el calentamiento global, posteriormente, con la actual administración, se separó del acuerdo, argumentando que hay una corriente escéptica entre los científicos, que dudan del calentamiento global por obra de la acción del hombre. El “otro” argumento fue que seguir las pautas de Kyoto significaría frenar la expasión económica de Estados Unidos.

Esta curiosa forma de pensar, apoyando supuestamente a una corriente escéptica (muy minoritaria por cierto y algunos ligados a la industria automotriz) contrasta con el rechazo a la amplísima y mayoritaria corriente escéptica que no encuentra evidencias para el creacionismo y apoya la evolución de las especies basada en la teoría darwinista.

En el fondo, la política impone sus intereses, trabajando a corto plazo, por el interés inmediato de unos pocos sectores. Pero la Tierra, nuestro hogar, no cuidará de nosotros. Le tiene sin cuidado sin estamos o no sobre ella. También se las puede arreglar sin nuestra presencia, como lo hacen Marte, Venus o la Luna.

Nota

1boogeyman puede ser interpretado como el cuco, el coco, el hombre del saco. Es un ser imaginario, diabólico, que se esconde en los armarios y mete a los niños en un saco y cosas por el estilo.

Imágenes:
Las imágenes de “Global Warming” y “Datos Clave” fueron obtenidas del sitio Cambio Climático Global
La imagen de la temperatura del mar es by Jesse Allen, Earth Observatory, based on data gathered by the Advanced Microwave Scanning Radiometer-EOS (AMSR-E) on NASA’s Aqua satellite on September 18, 2005. AMSR-E was provided to the Aqua program by the Japanese Aerospace Exploration Agency (JAXA).

2 comentarios

  1. Me interesa mucho este tema (además de preocuparme sobremanera). Y en relación con lo ambiental, se me hace interesante y curioso comentar lo siguiente. El otro día, para mi sorpresa, leí en una revista lo que en parte copio: «…los recursos humanos se han hecho más abundantes y, en algunos casos, más económicos; …la población mundial está creciendo menos y cada vez más se está produciendo más comida por habitante;…menos del uno por ciento de las especies se extinguirá en los próximos cincuenta años; …y la contaminación, si bien persistirá a largo plazo, no será un problema devastador para la humanidad…Más aún, la contaminación está vinculada a las primeras fases de la industrialización y, por lo tanto, se soluciona acelerando el crecimiento económico, no restringiéndolo. Los países desarrollados, al contrario de lo que pregonan muchos ecologistas, poseen ambientes naturales cada vez más limpios».

    Semejantes aseveraciones las hace Bjorn Lomborg, profesor de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, y representante y paladín de una escuela de pensamiento ecológico y económico llamada «el nuevo optimismo».

    Esta persona -escogida por la revista Time como una de las cien personas más influyentes del mundo en 2004- ha sido obviamente criticadísima. La gente de Greenpeace no lo puede ni ver. Fue acusado ante el Comité danés contra la deshonestidad científica tras publicar el libro «El ecologista escéptico», aunque luego la acusación fue retirada.

    A finales de 2003, Lomborg -entonces director del Instituto danés para la evaluación ambiental- convovó a 8 notables economistas para clasificar en orden de prioridad los problemas que enfrenta el planeta. Todo esto más otros estudios dieron pie a diecisiete proyectos que fueron luego discutidos en el «Consenso de Copenhague» (www.copenhagenconsnsus.com). Lomborg publicó un libro con los resultados del Consenso titulado «Global crisis, global solutions» (Cambridge University Press, 2004).

    En otra onda, mucho menos optimista y más en consonancia con la información que publicas aquí, Emilio, te recomiendo le eches un vistazo al libro «Eco-economy», está en línea y posee datos interesantísimos y que te ponen los pelos de punta.

  2. Estuve ojeando algunas de las aseveraciones de Bjorn Lomborg, a partir de tu comentario, y también encontré a algunos de sus críticos. También le daré un vistazo al libro que me recomiendas. Sin duda es un asunto candente y vital. La orientación del gobierno de Bush se basa, al parecer, en este sector «escéptico». Pero la mayoría aplastante de los científicos le adversan e incluso, le consideran manipulador. Voy a estudiarlo para ver si edito mucho más sobre esto.
    Gracias, por tu interés e información.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Phenobarbital con Soda - » Que tan bien te sientes con el clima? - [...] Claro, hay algunos sujetos que se dedican a decir que esto "no esta ocurriendo", (un post para solo hablar…

Escribir un comentario

Creative Commons License