¡Feliz vuelta al sol María! Aún en medio de este caos.

Primero que nada, deseo que te encuentres sana, salva y cuidándote. Lo mismo para toda tu familia y la gente que quieres. Segundo, realmente deseo que te hayas pasado un buen día de cumpleaños. Una nueva vuelta alrededor del sol.

El tiempo se nos fue. Casi estoy seguro que escribo sólo para mí, pero quisiera creer que en alguna parte, unos ojos tristes y profundos leen estas palabras, y por un instante, los hilos invisibles de la cibernética nos unen en un espacio inasible, sin tiempo ni paredes. He creído, hasta hoy, que alguna vez antes de dejar este planeta, nos volveríamos a ver, pero ya no lo creo más. Iba a tomar una foto de un pedazo de corazón de oro que aún conservo, pero está guardado lejos en otro estado. Qué ironía que ahora vivo a unas pocas cuadras del puente George Washington, en Upper Manhattan. El puente del que me hablaste hace siglos, y que cruzabas cuando venías a NYC. Adiós María Eugenia. Eres una cicatriz profunda, eres una flor en un mundo subterráneo. Lo digo siempre. Toda la Vida…

Escribir un comentario

Creative Commons License