El monstruo que aún puede escapar en Chernobyl

Como complemento al artículo sobre el desastre nuclear de Chernobyl, creo indispensable leer el reportaje – publicado en Página/12, de Argentina – que Rodríguez Fernández, del diario español El Pais, escribe desde Kiev. Nutrido con las declaraciones de un ingeniero físico, que trabajó diez años en la central nuclear, el escrito pone de relieve la amenaza que todavía representa el “sarcófago” donde está contenido el reactor siniestrado. Al leerlo se me pusieron los pelos de punta.

Enlace:

Reportaje en Página/12

2 comentarios

  1. Mis pelos también están de punta. Qué gran susto.

  2. Desde los inicios del uso de la energía nuclear con fines pacíficos (prefiero ni tocar el tema de los fines no pacíficos)se ha puesto de manifiesto como la inteligencia del ser humano resulta inversamente proporcional a sus intereses económicos. Se emplea una fuente de energía para cuyos desechos no se ha encontrado otra forma de disposición que la de enterrarlos hasta encontrar alguna forma de eliminarlos por completo. Incluso se ha llegado a pensar en enviarlos al espacio.
    Antes de la caida del Muro de Berlín, Alemania occidental le elevadas sumas de dinero a Alemania oriental para que recibiera en su territorio sus desechos nucleares, con lo que se «resolvía» su problema. Ya eso no es mio, ahora es tu problema. No contaban ellos con que algún día se reunificaría el país y todos esos desechos del vecino quedarían de nuevo dentro del pais.

Escribir un comentario

Creative Commons License