Candidatos: ¿Por qué será que no les creo?

El viento cambió de dirección. Hace unos años, cuando al presidente Bush y su cohorte, impulsaron la guerra, una buena parte de los dirigentes demócratas, salvo honradas excepciones, le dieron su caluroso apoyo. No importó que las evidencias de las armas de destrucción masiva no existieran, tampoco fue relevante que se echase a un lado la autoridad (si es que tiene alguna) de la ONU y las recomendaciones de numerosos países europeos. Lo importante, para aquellos dirigentes demócratas, era seguir la dirección del viento y éste viraba a la derecha, cargaba olores a fundamentalismo cristiano, a patrioterismo y prepotencia imperial. La victoria parecía fácil y oponerse a la guerra era correr el riesgo de ser tildado de cobarde, traidor, amigo de los terroristas. Vino la guerra y aquel clima oscurantista que invadió a la sociedad estadounidense fue el caldo de cultivo para atacar los derechos civiles consagrados en la Constitución. También levantaron sus manos, aprobando toda suerte de violaciones a la privacidad y a los derechos humanos en nombre de la guerra contra el terror.
Pero la dirección del viento cambió.

Leer más

¿Por qué Irán quiere un Irak estable?

El siguiente enlace es una entrevista al profesor Alí Ansari, que encontré vía Libro de Notas. Ansari, de origen iraní, labora como profesor de historia en la Universidad de St. Andrews, en el Reino Unido.
Me ha parecido sumamente interesante y recomiendo su lectura. No me cabe duda, independientemente de la mayor o menor aproximación a sus opiniones, que refuerza la visión del desastre que ha sido para Estados Unidos la guerra en Iraq y el alto costo que significa intentar mantener una relativa estabilidad en la región, con un Irán a quien la guerra abrió puertas y nuevos caminos inesperados.

Leer más

Ilusiones de pre-guerra

El New York Times informa hoy de la disponibilidad de una presentación en PowerPoint, elaborada por el Comando Central para la Casa Blanca en 2002, que muestra la visión de los generales sobre el futuro de una inevitable invasión y guerra en Iraq. La imagen que allí se presenta, ilustra cuánto se ha separado la realidad de la fantasía pre-guerra. Los gráficos ilustran un desarrollo en tres grandes etapas post-invasión: “estabilización”, con una duración de dos a tres meses y una plantilla de 270 mil soldados, decreciendo hasta llegar a 175 mil. Una fase de “recuperación” que podría abarcar entre 18 y 24 meses y llevaría a una reducción de las tropas hasta alcanzar los 25 mil hombres. Por último una “transición”, con una duración aproximada de 12 a 18 meses y que culminaría con tan sólo 5 mil soldados norteamericanos en suelo iraquí. Esta última presunción, estimada para diciembre de 2006, contrasta con la permanencia actual de 132 mil soldados y el eventual envío de 20 mil más, de acuerdo con los planes del presidente Bush. La “guerra preventiva” ha resultado un enorme fiasco y la desestabilización, la guerra civil y el caos es el verdadero cuadro actual, muy lejos del fantástico escenario de las diapositivas en PowerPoint. Lo trágico de todo esto es el costo humano, de nuestros soldados y civiles iraquíes y que parece no tener fin todavía.
El material ha sido desclasificado bajo la “Freedom of Information Act” y puede ser obtenido en  The National Security Archive, de la Universidad George Washington. Ventajas descomunales de nuestra democracia, aún bajo el peor de los gobiernos.

Leer más

Abrazo eterno

La foto es conmovedora. Hace cinco o seis mil años, por alguna razón desconocida, una joven pareja sucumbió y fue enterrada en los alrededores de Mantua, en Italia. Ambos, hombre y mujer, aparecen abrazados de tal manera que, a pesar que puede no haber sido así, evocan el amor eterno. Los esqueletos fueron localizados cuando se efectuaban trabajos de construcción en la zona. Ahora los arqueólogos piensan desenterrarlos preservando la postura de la pareja. Un abrazo eterno. La fotografía es elocuente.

Fuente: Usa Today

Leer más

Ha muerto el verdugo Pinochet

No hago fiestas con la muerte de nadie, ni siquiera de aquellos a los que aborrezco, pero siento el deber de manifestar, en ocasión de la muerte del ex-dictador Augusto Pinochet, que ahora lo que quedará de él en la historia es su papel de verdugo, asesino y torturador de su pueblo. Mientras más escale la especie humana los peldaños de la razón y la libertad, más quedará hundida su persona en el fango de la bestialidad. Su paso por este mundo ha sido infame. Su vida significó el martirio de miles, sin que le importara en lo más mínimo. Su pertenencia a la humanidad es discutible. Forma parte de la categoría de monstruos que parió el siglo XX, pequeños aprendices de Hitler y Stalin. Él, junto a los siniestros militares del “proceso” en Argentina y Uruguay, cuyas víctimas fueron arrojadas al mar o torturadas hasta morir, deberían haber pagado sus crímenes antes de desaparecer, pero el arte de la política y las conveniencias, en no pocas ocasiones impiden la justicia.
Por más flores que rodeen su féretro, su imagen y su nombre quedarán manchados de sangre inocente, por los siglos de los siglos y ese es su peor castigo: ser repudiado por la humanidad.

Leer más

Impounded (Confiscado). La tragedia de los japoneses en América

Circular nº 5Tres meses luego del ataque a Pearl Harbor, el presidente Franklin Roosevelt ordenó  el traslado de los americanos descendientes de japoneses y sus ancestros, residentes en Estados Unidos, a campamentos militarizados en el oeste. El departamento encargado de la tarea contrató los servicios de la fotógrafa Dorothea Lange para que documentara el proceso. Lange, quien había fotografiado el desplazamiento de las familias de granjeros, golpeados por la Gran Depresión, se encontró con un panorama de horror, en el que la violación de los derechos civiles y el racismo eran los protagonistas. Niños norteamericanos, de ascendencia japonesa, con sus gorras de béisbol, sus suplementos de historietas y probablemente un inglés perfecto (habían crecido aquí), eran arrastrados a un mundo de inmundicia, condiciones insalubres, abuso y segregación.

Leer más
Creative Commons License