¿El primer milagro cibernético?

No veo por qué no, aunque no entiendo por qué Dios, a través de uno de sus santos, tendría que utilizar la red de redes cuando muy bien podría prescindir de ella habida cuenta de todos su poderes. Pero bueno, al grano. De acuerdo con esta noticia, el recién canonizado primer santo brasileño, Frei Galvao, ha sido el primero también en usar la Internet para obrar milagros. Así lo advierten en el sitio oficial del santo, donde se narra la fantástica historia de una señora brasileña, residente en Estados Unidos, a la que le fue informada que sufría “una enfermedad grave”. Una amiga le recomendó tomar las píldoras del santo, método al parecer preferido por San Frei Galvao. Pero la señora no podía obtenerlas, dada su lejanía de los suministradores. Pues le tocó recurrir a la red y en el portal del santo encendió unas cuantas velas “online” y rezó las oraciones prescritas en el mismo lugar. El resultado, según ella, fue casi inmediato: en los exámenes posteriores la enfermedad (que no sé cuál era) había desaparecido.
En cuanto a la primicia del milagro cibernético, el responsable del sitio de Frei Galvao, señaló que: “No hallamos ninguna gracia conquistada por medio de la tecnología, a no ser esa de Frei Galvao. Es una gracia real por un medio virtual”. ¿Por qué San Frei Galvao usa Internet y los otros santos no? Tal vez la legión de servidores divinos necesiten portales similares, con velitas online, que al parecer sustituyen con gran eficacia las de cera y no se apagan nunca, a menos que … ¡uy! a menos que estén alojadas en máquinas con Windows. En todo caso algo es rotundamente cierto: insondables son los caminos del Señor.

Gracias Ciro

Leer más

El terror de un hospital sueco

Aparentemente estos zapatos son la delicia del equipo de trabajo de un hospital en Suecia. Al menos así lo afirma una vocera de la empresa que las importa a ese país, procedente de Estados Unidos, y lo corrobora la popularidad de los mismos entre el personal; pero al parecer tienen un grave problema: generan tal cantidad de electricidad estática que se les acusa de provocar el fallo de varios instrumentos médicos, como respiradores, por ejemplo. Así pues, la Dirección del hospital Blekinge, en el sur de Suecia, quiere prohibir su uso entre sus trabajadores. Vaya problemas tienen en Suecia.

Vía Boing Boing

Crédito de la foto:
David Silverman/Getty

Leer más
Creative Commons License