Paso a modo «hibernación»

Queridos amigos de ExtempForaneo:

Con mucha tristeza debo asumir la realidad de que no puedo continuar escribiendo regularmente en el blog. No es noticia nueva puesto que los últimos cinco meses he publicado con bastante irregularidad y ajeno al ritmo que marcó la bitácora desde su nacimiento y al menos por el espacio de año y medio. Me resistía a cerrar la producción, esperando tiempos mejores. No ha sido así y las cosas empeoraron en lo que a la vida y la rutina cotidiana se refiere. No tengo tiempo disponible y el trabajo que desempeño está lejos de brindar cierta compatibilidad con mis intereses y me deja en tal estado de agotamiento y vacío que no me provoca tocar el teclado ni me da el cerebro para elaborar una nota. El ritmo es febril, mundano y estéril y pretender que en los días “libres” (que no son sábados ni domingos) pueda escribir algo esta fuera de consideración.

Todavía, eso sí, tengo esperanzas de rehacer mi vida de tal manera que se acerque un poquitín a lo que me gusta, pero no depende sólo de mí y las probabilidades no son halagüeñas. Espero que en el futuro las condiciones cambien y que pueda dedicar una parte de mi tiempo a escribir y proseguir la andadura que inicié con  ExtempForaneo y otros proyectos. Sé que no será fácil remontar la cuesta de lo que mi bitácora humildemente logró, pero qué le vamos a hacer. ¡Fuera de tiempo y lugar!

Gracias por leerme, enlazarme, comentar.

Hasta la próxima …

5 comentarios

  1. Sabina Caula

    Querido Emilio
    Como lamento que no sigas escribiendo. No te envió muy seguidos mensajes, pero siempre te leo. Cree que tiene una capacidad innata para transmitir sentimientos a través de tus escritos. A pesar de que entiendo las razones por las cuales deseas dejar de escribir, creo que es un error. Tal ves me equivoque, pero pienso que frente a una situación difícil, expresarse a través de cualquier medio puede servir de terapia. Humildemente te pido que piensas nuevamente en la decision que acabas de tomar.
    Besos
    Sabina

  2. Meche y Miguel Angel

    Entendemos tus razones, aunque no por eso dejaremos de echar en falta tus escritos. Creemos, sin embargo, que podrías continuar escribiendo con la frecuencia que has seguido en los últimos tiempos. ¿Por qué decretas el cierre por un tiempo? Si escribes, escribes, y si no, pues no; la idea de un blog no es que se convierta en una carga sino más bien en un desahogo; escribir en él cuando buenamente se pueda y el ánimo lo permita; no debe ser una obligación. Esa es nuestra opinión.

  3. Leì el sàbado pasado tu «paso a modo de hibernaciòn» y no habìa podido escribir mi comentario. Sentì tristeza, mucha tristeza, porque cuando hacemos las cosas que nos gustan lo hacemos con entrega con pasiòn y eso realmente nos hace personas. Lamento muchisimo que tus condiciones actuales no te permitan seguir con la bitàcora y espero que este periodo de hibernaciòn sea bien corto. Quienes leemos tus comentarios y artìculos nos contagiamos de esa entrega y de esa pasiòn que le pones porque lo haces con gusto. Ruego para que tus condiciones mejoren y puedas escribir nuevamente en esta bitacora, punto de encuentro de mucha gente que comparte contigo tus pasiones.
    Un fuerte abrazo

  4. Ya esta bueno Emilio, este modo hibernacion esta durando mas que la de los osos polares. Cuando te tenemos de vuelta aqui?

    Saludos,

    Max

  5. Faço minhas as palavras de todos os outros aí de cima.
    Volte a escrever, por favor.
    Abraços
    Cinthia

Escribir un comentario a Sabina Caula

Creative Commons License