¿El primer milagro cibernético?

No veo por qué no, aunque no entiendo por qué Dios, a través de uno de sus santos, tendría que utilizar la red de redes cuando muy bien podría prescindir de ella habida cuenta de todos su poderes. Pero bueno, al grano. De acuerdo con esta noticia, el recién canonizado primer santo brasileño, Frei Galvao, ha sido el primero también en usar la Internet para obrar milagros. Así lo advierten en el sitio oficial del santo, donde se narra la fantástica historia de una señora brasileña, residente en Estados Unidos, a la que le fue informada que sufría “una enfermedad grave”. Una amiga le recomendó tomar las píldoras del santo, método al parecer preferido por San Frei Galvao. Pero la señora no podía obtenerlas, dada su lejanía de los suministradores. Pues le tocó recurrir a la red y en el portal del santo encendió unas cuantas velas “online” y rezó las oraciones prescritas en el mismo lugar. El resultado, según ella, fue casi inmediato: en los exámenes posteriores la enfermedad (que no sé cuál era) había desaparecido.
En cuanto a la primicia del milagro cibernético, el responsable del sitio de Frei Galvao, señaló que: “No hallamos ninguna gracia conquistada por medio de la tecnología, a no ser esa de Frei Galvao. Es una gracia real por un medio virtual”. ¿Por qué San Frei Galvao usa Internet y los otros santos no? Tal vez la legión de servidores divinos necesiten portales similares, con velitas online, que al parecer sustituyen con gran eficacia las de cera y no se apagan nunca, a menos que … ¡uy! a menos que estén alojadas en máquinas con Windows. En todo caso algo es rotundamente cierto: insondables son los caminos del Señor.

Gracias Ciro

4 comentarios

  1. Agora a gente, também por internet, pode parar de sofrer.

  2. Pues ya mismo me voy a prender unas cyber velas para que me vaya bien en la nueva empresa ;)

  3. Hey, no entiendo nada, aun no me termino de convercer de nada, me podrian enviar mas informacion….. porque la verdad esto en una locura…………..

  4. Caray !!!!. Me la pusiste difícil con eso de los robots…
    Esteeee…. y como no tengo nada que hacer, me puse a pensar (a partir de tu idea de los robots cazando ilegales), que serían muy útiles , para las siguientes tareas:
    Robots, protectores de la democracia. Ellos podrían ser programados
    masivamente por alguna compañía, para que voten por el candidato del partido A, B, C, D,… Perdón, me posecioné sólo dos partidos en los EE.UU., tienen posibilidad de ganar (Es como si ya tuvieramos el robot).
    Robots policías: Para que empujen a las damas escaleras abajo con mejor éxito, porque hecho por seres humanos (¿?), le cuesta muy caro a los contribuyentes y además, nadie le iba a dar protección a una maquinita, por lo que podríamos enviarlo a la mismísima horca.
    Robots choferes: Estos no se recomiendan, dado que como los robots no consumen alcohol, nos perderíamos una muy buena entrada de divisas, al fin y al cabo no son muchas las vidas que se pierden anualmente, sólo 17.000.
    Mi querido amigo Emilio: Espero no vuelvas a escribir cosas semejantes que ponen a tus lectores al filo de las costumbres “occidentales y cristianas” y se nos da por la crítica.
    No te preocupes por escribir poco… Lo bueno, cuando breve… dos veces bueno, porque nos deja con ganas.
    N I C O L A S . . . . (Muyugly)

Escribir un comentario

Creative Commons License