Flota la miseria humana

Techos de casas sumergidas

Vuelvo sobre Katrina y New Orleans porque es imposible no regresar cuando el paso del tiempo no ha hecho más que mostrar la continuación de otro cataclismo: una ciudad caótica, presa de la barbarie, la muerte y la desolación. Pueden parecer, sobre todo para los lectores de lugares lejanos, adjetivos muy cargados, pero no, sin duda son los apropiados para definir el estado actual de la ciudad, en este país del Primer Mundo.
Una buena parte de la ciudad (el 80% se dice) está bajo las aguas y esto es literal. Sólo aparecen los techos de las casas que para algunos han sido sus tumbas. No hay agua potable, ni electricidad, ni servicios de ningún tipo. Los hospitales colapsados e inservibles y en medio de todo bandas de personas armadas, disparando, saqueando, enfrentándose unos a otros (según se afirma en las noticias) y la evidencia de que nadie, por ahora, gobierna la ciudad. Parece la realización de la peor cara de las fantasías premonitorias futuristas de algunas cintas de Hollywood, acerca de un futuro de descomposición, con el imperio de la ley del más fuerte. La miseria, la pobreza de sus habitantes, la descomposición social, salen a flote, en medio de la inundación.
La calamidad, tal vez el peor desastre natural de Estados Unidos, se cierne sobre nuestra vida cotidiana: el precio del combustible se disparó aún más (desde el ya de por sí alto precio en el que se encontraba). Aquí, en Orlando, estábamos alarmados con el costo de 2.56 dólares el galón y anoche, Morella y yo vimos las enormes colas de vehículos empeñados en llenar el tanque de sus autos antes que éste subiera de precio aún más o escaseara. Sin embargo, les esperaba un nuevo precio: 2.89 dólares el galón.
No deja de preocuparme la situación. Tampoco, por lo visto, deja de inquietar al The New York Times que en un editorial de hoy aborda una seria crítica sobre el alcance y la conducción de esta crisis. Recomiendo su lectura (en inglés). Aquí esta el enlace: Waiting for a leader

3 comentarios

  1. Es indescriptible el horror que se vive en las regiones afectadas por el huracán Katrina. Veo las imágenes con tristeza e impotencia por la situación de miles de personas que poco han tenido y hasta eso han perdido.
    Lamentablemente, además de la situación, se percibe la miseria humana de gente que se aprovecha de tales situaciones. Es realmente una imagen de un futuro posible para todos, cuando se ve la gente saqueando, robando o matando por la difícil situación en la que viven.
    No he querido hacer mención en mi página Web sobre este tema pues he querido darle un enfoque más personal y colocar artículos menos sobre lugares y situaciones menos conocidas pero aprovecho a expresar mi sentimiento en esta página pues tampoco me puedo quedar callado.

    Solo espero que la ayuda internacional sea suficiente para que la gente pueda recibir no solo los medicamentos y artículos de primera necesidad, sino además lo suficiente como para arrancar nuevamente sus vidas. Aunque dudo mucho que sea así. Creo que la gente esta más preocupada por que el petróleo esta subiendo de precio que por ayudar. Es lamentable y decepcionante.

  2. maria gabriela

    buenos dias antes e nada:MIRE N ESTOY CLARA CON LO DE MORELLA PERO QUIEN ES YO PORQUE AYI DICE YO EN VES DEL NOMBRE Y EN UNA INVESTIGACION NO PUEDO PONER YO.

  3. María Gabriela:

    Esto es un blog. Es decir una bitácora o diario, en línea, que expresa mis intereses, gustos, inquietudes y lo que se me antoja. No escribo para facilitar alguna investigación, personal, o de cualquier tipo, pero puedes, sin lugar a dudas, usar mis artículos para respaldar alguna. Eso corre por tu cuenta. En este caso, «yo», se refiere al autor de la nota, que es el mismo autor y creador del blog: Emilio Ortiz Guinand.

    Saludos

Escribir un comentario

Creative Commons License