Una explicación

Este año la bitácora ha estado más bien escasa de notas. Mi registro personal ha sido irregular y contrasta con el ritmo que sostuve la pasada temporada. Me siento en el deber de dar una explicación, que quizás me sirva a mí mismo ya que soy el principal insatisfecho. No me voy a ir por las ramas; con más o menos oportunidades para escribir, el asunto central es que estoy en crisis – una muy duradera – y que me provoca alzas y bajas recurrentes. Tengo 52 años recién cumplidos, hace cinco que junto a mi familia decidimos comenzar desde “cero” una nueva vida en Estados Unidos. Tengo experiencia sólida con las computadoras y me especialicé en Linux, pero no tengo ningún grado universitario. Mi pasado, del cual soy único responsable, me permitió ser periodista, dirigente, obrero metalúrgico, organizador, profesor, dogmático, sectario, bohemio, y llegué hasta ser orador y administrador – para bien o para mal – (generalmente para mal) de “gentes”. Cuando toda mi vida adulta, la vivida, se fue por el caño, me aferré a la informática y a mi viejo amor por las ciencias. Me niego sistemáticamente a dirigir a mortal alguno y a “aconsejar” a nadie. Naturalmente, aprendí mucho, y orienté mejor que nunca mis viejas convicciones en contra de las “autoridades” únicas, los sabios, los comandantes superdotados y la demagogia. Pero quedó en mí un agujero negro. Desde entonces me es difícil torear mi vida sin altibajos de ánimo. Ahora estoy sin trabajo ( aunque estoy estudiando para obtener certificaciones de aquello que sé) y aunque mis amigos me digan una y otra vez que no, pues me dan rabia estos cincuenta y dos años, llenos de interrogantes. No hay amigos (aún) en esta nueva tierra y por lo que más siento auténtica, verdadera nostalgia, es por ellos, los que no están.
No he escrito porque he estado paralizado, así de sencillo. Confieso, humildemente, que sufro de esta inconstancia emocional y con ello dejo aclarado mi proceder. La bitácora es muy querida para mí, pero a la vez es una extensión mía, y eventualmente, padece de mis propios bajones. Así pues, queridos lectores, están avisados. Seguir leyendo mis notas, o incluso mantenerme enlazado, es un honor para mí, que tal vez no merezca, pero agradezco.

7 comentarios

  1. Llevo mucho tiempo leyendote, pero siempre ha sido vía feed (de hecho no recordaba como era tu sitio :P) lamento tu mal estar, espero pronto te sientas mejor o encuentres lo que te avive, mucha suerte …

  2. Héctor, gracias por tu solidaridad. La vida es una búsqueda permanente y sólo me resta continuar, pero los buenos deseos ayudan.

    Saludos.

  3. Querido Emilio

    Creo que estas sufriendo de una grave influencia Morelista. Me tomo la libertad de escoger ciertos parafos de lo que acabas de escribir:

    ….”el asunto central es que estoy en crisis – una muy duradera – y que me provoca alzas y bajas recurrentes”…..

    …”Desde entonces me es difícil torear mi vida sin altibajos de ánimo….”

    “….Confieso, humildemente, que sufro de esta inconstancia emocional y con ello dejo aclarado mi proceder….”

    Esto no se diferencia nada de la opinion de cualquier mujer con una edad comprendida enra la primera mestruación y la menopausia…..
    Creo que estas frases retratan tu lado femenino
    ……Esos hombres tan horriblemente estables!!!!

    Un beso
    Sabina

  4. Creo que los que te leemos entedemos perfectamente tu situación. Yo agradezco ese gesto de contarnos por lo que estás pasando. ¡Y ojalá tuvieras más influencia “Morelista”!; te haría ver el mundo y la vida con mucho más optimismo, y te valorarías mucho más de lo que actualmente te valoras.

  5. Estoy de acuerdo con Meche. Con el termino “influencia Morelista” quize mostrarte cuan acostumbradas estamos las mujeres a los altibajos de animos todos los meses….y seguimos adelante logrado cosas dia a dia. Asi que adelante Emilio. Tu eres afortunado al lado de muchos, pero muchos, otros.
    Un pequeño ejemplo: tener un titulo universitario no es para nada lo mas importante del mundo y poder adquirirlo a los 52 años es una manera de mostrar lo valiente que eres…no todo elmundo se atreve……disfruta el camino.
    mas besos
    Sabina

  6. Eso de no actualizar tu blog regularmente es una falta de respeto con tus lectores que pagamos un montón de plata para leerte diariamente. Que dirán los publicistas y sponsors? :P
    Emilio, y ahora en serio, no tienes que justificarte con nadie. Yo también tengo tu pagina en un Feed y cuando veo algo nuevo, me alegro y lo reviso. Pero si no has actualizado por un tiempo te comprendo perfectamente. El tiempo, las actividades diarias y el animo nos tocan a todos. A unos mas que a otros pero en fin. No conozco a Sabina, pero esto de acuerdo con el en disfrutar el camino.
    Te quiero mucho hermano y apenas este de regreso en Montreal (19 de Mayo) te paso una llamada.

    Un saludo a la familia…

    tu siempre amigo,

    Max

  7. Queridos Sabina, Meche y Max:

    Les agradezco vuestra preocupación y sobre todo la intención. Con esta nota sólo he querido brindar una explicación sincera a mis lectores. Me temo que algunas cosas van más allá de la voluntad y las personas somos únicas, como únicos han sido los hechos de nuestra vida, por ello a pesar de los muchos esfuerzos que hago no puedo evitar que en ocasiones caiga en este ostracismo y tristeza que me paraliza. No en vano pasé casi veinte años dedicado a un proyecto fallido. Sin embargo, en ocasiones creo que, a pesar de todo soy bastante “optimista”, porque haberme venido a Estados Unidos casi a los 50, dispuesto a recomenzar, tiene algo de coraje y visión optimista del futuro.
    Vuestras palabras no caen en saco roto. Saber que ustedes están ahí, aunque lejos, reconforta y estimula.

    Abrazos

Escribir un comentario

Creative Commons License