La Nebulosa de la Hélice y el ojo de la superstición

Cada cierto tiempo cae accidentalmente un “reenvío”, en alguna de mis direcciones e-mail, que logran irritarme, a pesar de mi disposición a ignorarlos y borrarlos sin siquiera verlos. En esta oportunidad mi esposa efectuó el crimen, pero lo hizo con premeditación y alevosía. Sabía que me molestaría ver un e-mail tipo “cadena”, anunciando un montón de sandeces a partir de una foto del telescopio espacial Hubble. La ciencia utilizada para la superstición. Morella pensó que estaría muy bien para una nota en la bitácora, en contra de la superchería y la estupidez en la Red, y ciertamente, me parece una obligación, de todos aquellos que adversamos las seudo-ciencias y la superstición, combatirlas regularmente. Más aún cuando, como yo, creo que no debe existir ninguna autoridad central que controle los contenidos de la Red, por tanto, con más razón es imperativo que la consciencia de la Internet, nosotros mismos, demos unos buenos astazos a la ignorancia. Pero, vayamos al grano:
El e-mail se titula “Esta foto es muy rara” y contiene una presentación en PowerPoint que dice así (la transcribo con los errores gramaticales):


Esta foto es muy rara, fué tomada por la NASA.
Este tipo de evento ocurre una vez cada 3,000 años.
Esta foto ha hecho milagros en muchas vidas.
Esta foto fue tomada por la NASA con el telescopio Hubble.
Estas viendo el llamado “OJO DE DIOS”.
Pide un deseo …
Seguramente verás los cambios en tu vida durante el día.
Créelo o no, no guardes este e-mail contigo
Pásalo al menos a 7 personas.
Demasiado increíble para borrarla.
Compártela.
Durante los próximos 60 segundos, para lo que estés haciendo y ten la oportunidad (Literalmente es un minuto)
Envía esta foto a tus amigos y ve que pasa. No rompas esto… por favor.

Se trata de una versión en español de un texto similar en inglés, difundido por e-mail en 2006.
Aunque para el autor, se trata del “Ojo de Dios”, otros, menos fantasiosos, han visto en la misma imagen  el Ojo de Sauron, mediante el cual el Señor de la Oscuridad, amo del mal, Sauron, controlaba a sus huestes en las tierras de Mordor, en la obra El Señor de los Anillos. Pero la realidad es que no es una foto rara, es simplemente maravillosa, como otras miles, que retratan los fenómenos del cosmos. No es algo que ocurre cada 3000 años, como se divulga malamente en ese correo basura. La Nebulosa de la Hélice está allí, a 650 años luz de nuestro planeta. Las nubes que la constituyen son los gases remanentes de una estrella, tipo nuestro Sol, que en su etapa moribunda es incapaz de retenerlos. El color rojo es mayormente hidrógeno y nitrógeno y el azul oxígeno. El punto blanco en el centro es la estrella, destinada a convertirse en una enana blanca, que resplandece todavía con tanta energía que produce el efecto de la fluorescencia en los gases expulsados. Para llegar a una foto así, el Hubble ha necesitado tomar varias exposiciones. Los colores también son resaltados para facilitar la observación de los diferentes elementos presentes en la nebulosa.
Si los lectores buscan ver fotos “raras”, tan o más impactantes que esa, basta navegar un poco por la galería de imágenes del Telescopio Espacial Hubble. Naturalmente, ninguna de esas fotos hace milagros, ni determina nuestro destino durante el día o días posteriores. La supina ignorancia de quienes elaboran estas cadenas-e-mail-presentaciones en PowerPoint, alimenta la superstición y el engaño. Quien acepta cualquier cosa sin evidencias y sin apego a la realidad, acepta también una guerra basada en armas que no existieron; acepta un dictador porque se dice justiciero; acepta un dogma sin prueba alguna.

Un comentario

  1. Quizás los redactores de la cadena estén procurando otro ojo aún más misterioso; vidente e infalible pitonizo. Buscad en vuestro interior, bien atrás y al fondo, y con suerte, en algún instante durante el transcurrir de nuestras triviales existencias, le veréis que yace en vosotros mismos: el ojo negro, el sabio, el tercer ojo. Mas no tratéis de apresurar sus predestinaciones, dejadle que fluya hijos míos, dejadle.

Escribir un comentario

Creative Commons License