Detenida en China por luchar contra el SIDA

Las historias de las arbitrariedades en los países totalitarios, comunistas o no, siempre tienen un sabor a surrealismo. Ese “toque” lo suministra generalmente la burocracia, esa sub-especie, casta de bribones, administradores de miserias, herederos de las peores vilezas del ser humano.
La detención reciente de la Dra. Gao Yaojie, luchadora emblemática contra el SIDA en China, es uno de estos episodios en que la burocracia, omnipotente, busca impedir el reconocimiento público de su ineficacia, su ineptitud frente a sus propias tareas.
La Dra Gao tiene 80 años. Ganó amplia fama cuando en los años 90 tuvo el coraje de denunciar la venta de sangre contaminada que difundió el virus del SIDA en amplias zonas de la China Central. Miles de campesinos fueron infectados en una campaña de venta de sangre patrocinada por el gobierno. En ese entonces, la Dra Gao viajó a las zonas donde se estaban reportando muertes de granjeros sin que se supiera el motivo y comenzó a explicar lo que estaba sucediendo y qué medidas tomar para protegerse. Ella se percató que el virus se estaba diseminando silenciosamente sin que nadie lo advirtiera. Pronto se vio obligada a enfrentar a los oficiales locales que intentaron encubrir la crisis.

La Dra. Gao logró sobrevivir a los bombardeos japoneses en 1940 y luego a las infamias y crímenes de la Gran Revolución Cultural de los años 1965-1975. Considerada un elemento peligroso por su origen de clase media, fue etiquetada en la lista negra. En una oportunidad sobrevivió a ser asesinada por la Guardia Roja debido a que se ocultó entre los cuerpos de fallecidos en la morgue de un hospital.
Para comprender mejor el rol que ha ocupado en los últimos años en China, hay que recordar que el gobierno de esa nación se negó sistemáticamente a reconocer que su país padecía una gran difusión del SIDA. Al ocultarlo al mundo y a su propio pueblo no hizo más que ayudar a su proliferación. Más tarde que temprano y ayudado por las denuncias efectuadas por la Dra. Gao, las autoridades no tuvieron otra alternativa que admitir que tenían un grave problema. Sin embargo la burocracia sigue velando por su prestigio y nuevamente se ensaña contra quien puede demostrar su incapacidad. La doctora fue detenida y puesta bajo arresto domiciliario el 1 de febrero cuando se disponía a viajar a Beijing para obtener la visa estadounidense y viajar a un agasajo en su honor, patrocinado por Vital Voices Global Partnership, en Nueva York. En todos estos días ha sido sistemáticamente visitada por oficiales, quienes “amablemente” le han pedido que declare a la prensa que por motivos “que afectan su salud” no le ha sido posible viajar. Mientras tanto, la oficina del Ministro del Exterior, aduce no tener nada que ver con la detención y culpan a los funcionarios locales; éstos por su parte hacen gala de su “amplitud” y le permiten bajar a la puerta del edificio a tomar aire. ¿A qué temen? Pues simplemente a la verdad. A que la Dra. Gao pueda demostrar cuán ineptos han sido en batallar contra el SIDA o cuán preocupados han estado en ocultar sus fracasos, aunque para ello deban mantener a la población ignorante de las calamidades que pueden afectarles. Pero la mujer, con sus ochenta años a cuestas, responde con una vitalidad sorprendente: “No me importa para nada si puedo tomar el premio”. “Pienso que mi ausencia en la ceremonia influirá más que estando yo allí”.

Fuente:

The New York Times (En inglés. Puede requerir suscripción)

Enlaces:

Dra. Gao Yaojie
(China the beautiful)

No hay comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mangas Verdes » Detenida en China una luchadora contra el sida - [...] Yo es que directamente lo flipo con la sinrazón de éstos con los que tanto se tratan los empresarios…

Escribir un comentario

Creative Commons License