El caótico porvenir del nuevo plan en Iraq

El miércoles 10 de enero, el presidente Bush presento a la nación su “nueva” estrategia para la guerra en Iraq. Ésta se reduce a lo siguiente: enviar más tropas. Con el argumento de crear un contingente de soldados, lo suficientemente grande para garantizar la seguridad de ese país, el Presidente estima imprescindible el incremento de las tropas en 20 mil soldados más. El ambiente, tras el anuncio, ha sido muy distinto de aquél que embargaba a los Estados Unidos en vísperas y pocos días después de la invasión. Ahora las encuestas muestran a una población mayoritariamente opuesta a la guerra y profundamente desconfiada respecto a los resultados y promesas de la Casa Blanca. Sólo una minoría cree que se vayan a “arreglar” las cosas en Iraq, por no decir que sólo fanáticos obsesos y ajenos a la realidad pueden imaginar que la palabra “victoria” esté inscrita de alguna manera en el futuro de esa guerra.

En el mismo bando republicano hay serias divergencias con quien los metió en este embrollo. Sin embargo, lo más triste del caso es que nadie quiere asumir el costo político del desastre, y mientras la sangre de norteamericanos y civiles iraquíes sigue regando las calles arruinadas de Bagdad y otras ciudades, los políticos cuidan cada palabra dicha, para no ser acusados de cobardes o traidores.
Iraq se ha transformado en una pesadilla, un laberinto sin salida. El caos retorna ahora como un boomerang contra los que, prepotentes y ambiciosos, lanzaron esta guerra inmoral. Resulta sorprendente ver al gobierno y a sus alcahuetes, haciendo números y pretendiendo que la clave del “éxito” es enviar más soldados. Es sorprendente porque no puedo imaginar tal nivel de “ingenuidad” o superficialidad en el análisis político, aún tratándose de trogloditas, neoconservadores o reaccionarios de lo más rancio. La guerra civil en Iraq es sólo una demostración de un país desmembrado y dividido cuya cohesión era mantenida por la fuerza bruta, con la dictadura de Hussein. Ahora no existe autoridad que valga, puesto que el actual gobierno es una herramienta de un sector, incapaz de colocarse y ser aceptado por el conjunto de la nación.
Cuando intento ponerme en los zapatos de Mr. Bush y sus funcionarios, entiendo el dilema que los aqueja: ¿cómo reconocer que todo el plan fue un desastre de principio a fin? ¿Qué palabras usar para explicar una retirada y qué no parezca una derrota? ¿Cómo vender la idea de que algo se ganó si ahora se derrama más sangre que antes y se matan más entre ellos mismos? Y para los demócratas, que salvo honradas excepciones, apoyaron la guerra, la disyuntiva es similar: ¿Cómo reconocer que esto se podría haber evitado? ¿Cómo decir ahora que permitimos que los mecanismos del Congreso y de la Constitución – que podrían haber servido de freno o contrapeso a esta locura – fueron echados a un lado, por los congresistas que debían ser más celosos que nadie en su defensa?
Detrás del telón se debate la verdadera historia de todo esto: ellos saben que los otros saben que ellos saben.
En un simple pero ácido editorial del 11 de enero, el New York Times(requiere suscripción) señala categóricamente:

El presidente Bush le dijo a los americanos la pasada noche que fallar en Iraq sería un desastre. El desastre es la guerra del señor Bush, y él ya ha fallado. Esa noche fue su oportunidad para detener el ofrecimiento de más niebla y ser honesto con la nación, y no la tomó.” […] “Esta guerra ha alcanzado el punto en que meramente prolongarla podría hacer que el final sea aun peor. Sin un plan real para finalizarla no hay caso en hablar acerca de programas de trabajo y ofensivas militares. Allí no hay otra cosa adelante sino un mayor desastre en Iraq.” [Traducción libre mía]
¿Qué harán los demócratas ahora que controlan ambas cámaras? ¿Seguirán jugando al delicado arte de hacer política o pondrán de una vez por todas la cara para que no mueran más jóvenes norteamericanos en Iraq?

Un comentario

  1. Señores,hace un par de horas vi un informe que desenmascara esta absurda acción por parte de los que gobierna a los EE.UU.El nive l de corrupción que tienen en sus venas, que no les importa que parta de su juventud se este muriendo tontamente, mientras que por otra parte ellos son los únicos que salen beneficiados con esta “guerra contra el terrorismo”, pues hasta el mismo se equivoco con respecto a la conexión SADDAM – 11 Septiembre, pues en realidad ellos no saben que hacer este absurdo.

    Pues señores realmente me que quede asqueado con lo que pùde ver en este informe (eso es por no decir poco), realmente la pregunta que me hago es: ¿Que esperamos para detener esta barbarie propiciada por parte de gobernantes codiciosos, ambiciosos del poder, que no hacen más que llevar horror, destrucción a otras naciones, eso es inconcevible.

    Quizas llegará el momento en el que los gornantes de ese pais tan poderoso tenga que rendir cuentas ante sus propios habitantes, yo realmente espero que la justicia se de en cualquier momento, porque es inaceptable lo que le hacen a su propia juventud.

Escribir un comentario

Creative Commons License