Con GPS las parejas van de lo lindo

Ya me lo temía yo. Tanta discusión, que si es por aquí, que aquella calle no es, que si la avenida tal no desemboca en cual. Hemos estado a punto del divorcio. Tras veintisiete, casi veintiocho, años de pareja, dos hijos, y un largo camino recorrido, la falta de un GPS nos está llevando al borde del precipicio y a la pérdida total de la cordura. El manejo del auto, cuando estamos juntos, se ha transformado en una calamidad – sólo discutir – por no tener el dichoso aparatito. Ahora que he visto esta nota en el El PAIS.com, se me aclara el panorama. De acuerdo con el estudio, encargado – ¡qué casualidad! – por GPS Mio Technology, “Los conductores que viajan con su pareja y no disponen de un sistema de navegación GPS discuten más que los que tienen el localizador de direcciones. En concreto, un 24% frente a un 16%”. Obviamente, la recomendación a las parejas es: adquieran un GPS y viajen en armonía. Muy apropiado para agregar en las recetas de los cursillos pre-matrimoniales.

Escribir un comentario

Creative Commons License