Hay que cantar en silencio

La verdad es que al terminar de leer la nota no supe si reír o llorar.

Un hombre de 73 años que interpretaba en un bar melodías sujetas a derechos de autor de los Beatles y otros artistas fue detenido el jueves acusado de violar la ley de propiedad intelectual, ha anunciado la policía”.
Esta es una demostración, viva y ejemplar, de la aplicación inescrupulosa de los derechos de autor. La sociedad entre las casas discográficas y los artistas contra el derecho de la sociedad. Supongo que de seguir así organizarán un Policía de Derechos de Autor, que vagará por el mundo, arrestando a los juglares que entonen melodías “protegidas” y si se les permite, a todo ser vivo que ose mascullar canciones sin previa autorización de las afectadísimas corporaciones del entretenimiento, vale decir, cotorras y loros, por ejemplo. Habrá que cantar para adentro, en silencio.

Vía Mangas Verdes

Escribir un comentario

Creative Commons License