La hora de Saddam

Saddam Hussein en el juicioComo bien es conocido, Saddam Hussein ha sido condenado a morir en la horca, por sus crímenes contra la humanidad. Sobre este asunto he leído la declaración de Amnistía Internacional, que recomiendo leer. Respecto al veredicto quiero dejar completamente sentada mi apreciación: en primer lugar, Hussein es un criminal. Uno de los peores y más siniestros personajes que han regido en el Medio Oriente. Mucho antes, oígase bien, mucho antes de que fuese enemigo de los Estados Unidos, fue su aliado y ya entonces ejercía su poder con brutalidad y muerte. Parte de sus más sangrientas matanzas fueron ejecutadas cuando era un “amigo” de Washington.

Para una gran cantidad de norteamericanos, ignorantes de la historia mundial, Hussein apareció de pronto como encarnación del mal. Eso fue cuando el gobierno del primer Bush rompió con él por sus ambiciones de hacerse con Kuwait. Pero, al igual que otros viejos aliados del gobierno, sus propios intereses le llevaron a enfrentar a Norteamérica y en su fanfarronería y criminal jefatura, condujo a su país al caos. Hussein debe pagar por sus crímenes.
En segundo lugar, estoy absolutamente en contra de la pena de muerte. Esta disminuye la justicia y envilece al ser humano. Los regímenes totalitarios, de cualquier signo, y los carniceros más grandes de la historia, han abrazado la pena de muerte como un método para obtener sus fines. Mientras exista y la democracia se jacte de asumirla, como forma de impartir justicia, existirá el pretexto y la base para que cualquier nación, bajo cualquier justificación, la adopte. Además, fomenta el odio, el sentido de venganza y abre heridas, en lugar de sanarlas. Dicho esto, quiero enfatizar lo afirmado por Amnistía Internacional:

Toda persona acusada tiene derecho a un juicio justo, independientemente de la magnitud de los cargos en su contra. Este simple hecho se ignoró sistemáticamente durante los decenios de tiranía de Sadam Husein. Su derrocamiento brindó la oportunidad de restaurar este derecho fundamental y, al mismo tiempo, garantizar la justicia y el rendimiento de cuentas por los crímenes cometidos en el pasado. Esa oportunidad se perdió, y la imposición de la pena de muerte supone un paso atrás”

Créditos de la foto: AP

4 comentarios

  1. No estoy persuadido que sea adecuado aplicar la pena de muerte a Saddam Hussein. Uno se pregunta : si se le aplicara, a cuantos lideres politicos criminales TAMBIEN deberia aplicarseles ? [no menos criminales que Saddam]

    Saludos cordiales, Norberto

  2. Efectivamente Norberto, la lista sería larga y destacada …

    Saludos

  3. Hay suficientes motivos para pensar,
    que, liquidar a Saddam, esconde
    otros motivos mucho mas «reales» :

    como se suele decir…
    ‘muerto el perro, muerta la rabia’.

    En otras palabras, solamente
    despues de varias decadas,
    se podra saber-muerto el lider iraki-
    CUALES FUERON LAS
    VERDADERAS CAUSAS
    DE LA INVASION A IRAK !

    En fin, alguien o algunos,
    deberan RESPONDER
    por la muerte de
    miles de soldados de USA !

    Saludos, Norberto

  4. valio la pena la muerte de este degenerado,que ha hecho tanto daño a tanta gente que he muerto,es un Pais muy golpeado,y con su muerte se espera justicia por tantas vidas que ya no estan.

Escribir un comentario

Creative Commons License