“Una mancha en nuestra historia”

Estoy profundamente decepcionado de que el Congreso promulgara esta ley. Nosotros miraremos este día como una mancha sobre la historia de nuestra nación”.
Así se expresó el senador demócrata por Wisconsin, Russ Feingold, a propósito de la ley aprobada por el Congreso y que firmó hoy el presidente Bush. En ella se autoriza a los organismos de inteligencia a efectuar interrogatorios brutales sin el temor de ser sancionados posteriormente. También se da luz verde a la imposición de tribunales militares a los sospechosos de terrorismo. El Presidente, respondiendo a las críticas de aquellos que tuvieron la valentía de enfrentar la ley dijo: “Cada miembro del Congreso que votó por esta ley ha ayudado a nuestra nación a ponerse a la altura de la tarea que la historia nos ha dado”. Los defensores de la nueva ordenanza han acusado a los que se han opuesto de ser “condescendientes” y “suaves” con el terrorismo. De acuerdo con este artículo de la Agencia Reuters, el Comité Nacional Republicano expidió un encabezado de prensa diciendo “Los demócratas dejarían a los terroristas libres”.

De tal manera se juega a la división de los ciudadanos, entre los que enfrentan al terror y quienes – según ellos – no les preocupa. Se recurre al miedo, el mismo que desean provocar los terroristas, para lograr sus fines. En nombre del miedo se vende la idea de que la única manera de luchar contra el terrorismo es violando las normas de la democracia, las libertades civiles y los derechos humanos. Mientras más avanzan por ese sendero más se hunde nuestra democracia en las aguas pantanosas del abuso y la crueldad, que tienen más en común con los regímenes totalitarios, de izquierda y derecha, con Hitler, Mussolini y Stalin, que con los padres fundadores y la democracia. Una mancha, sin duda. ¿Hasta dónde llegará?

Escribir un comentario

Creative Commons License