El espacio no es el límite

Armas en el espacioEl Washington Post informa hoy acerca de la firma, por parte del presidente Bush, de una nueva política de los Estados Unidos en relación a su conducta en el espacio. La nueva National Space Policy establece que la nación no se someterá a ningún acuerdo futuro de control de armas que puedan limitar la flexibilidad del país en el espacio y defiende el derecho a negar el acceso al espacio a cualquiera que sea hostil a los intereses de los Estados Unidos. De acuerdo con el artículo citado, la introducción de esta orientación señala que: “La libertad de acción en el espacio es tan importante para los Estados Unidos como el poder aéreo y marítimo”.

Aunque los voceros oficiales señalan que no se trata de introducir sistemas de armas en órbita terrestre, algunos analistas independientes muestran sus dudas y afirman que la nueva política deja – cuando menos – abierta la puerta para una estrategia de guerra espacial. Algunos de los analistas coinciden en afirmar que la administración de Clinton abrió las puertas al desarrollo de armas espaciales, a pesar que nunca hizo nada al respecto. Ahora – advierten – “La política de Bush va más lejos”. Los dos primeros objetivos establecidos por el documento, comparado con el del presidente Clinton, muestra cuan lejos. En la versión del gobierno de Clinton se decía:

… ampliar el conocimiento de la Tierra, el Sistema Solar y el universo, a través de la exploración robótica y humana” – y añadía – “… fortalecer y mantener la seguridad nacional de los Estados Unidos”.
La versión Bush establece:
…fortalecer el liderazgo espacial de la nación y asegurar que las capacidades en el espacio estén disponibles a tiempo para futuros objetivos de la seguridad de Estados Unidos, la seguridad nacional y la política exterior” – y agrega – “…habilitar operaciones norteamericanas sin obstáculos en y a través del espacio, para defender nuestros intereses allí”.

Es claro que, en lo que concierne a la guerra y a las armas, el espacio tampoco es límite.

[Traducción libre hecha por mí]

  • Los contenidos del Washington Post pudieran no estar disponibles, salvo con suscripción.

Un comentario

  1. A veces parece que nuestro anhelo por hacernos entre galaxias lejanas de cuerpos exóticos y sensuales está motivado por el deseo de extender nuestra miseria, de plagar lo insondable con nuestra naturaleza bestial, de alucinar con adueñarnos de lo intangible. ¿Qué querrán conquistar? ¿nuevos escenarios para viejas guerras? al final, en nuestra trivialidad, nos encontraremos como polvo de estrellas en un parpadeo luz.
    A veces se duerme más tranquilamente sabiendo que, por ahora, el universo está tras una vitrina: podemos ver, pero no tocar.

Escribir un comentario

Creative Commons License