La tragedia de Costa de Marfil: veneno de la globalización

Probo Koala bloqueado por GreenpeaceLa historia que narran Lydia Polgreen y Marlise Simons en The New York Times es, simplemente, una pesadilla. En el pasado mes de septiembre, una humilde localidad de Costa de Marfil (África), que se cuenta entre las más pobres del mundo, ha visto a ocho de los suyos morir, varias decenas más han sido hospitalizados y cerca de 85 mil han solicitado atención médica, afectados por la contaminación desatada por la descarga de desechos altamente tóxicos en diversos lugares de la ciudad de Abidjan, a la vista y exposición de todos.
Mareos, quemaduras, parálisis del sistema nervioso y la muerte, son algunas de las consecuencias del contacto con la sustancia, una mezcla derivada de la industria petrolera. Cómo llegó allí, es un retrato de las ansias de especulación y lucro de un grupo de compañías, combinada con la corrupción, la vileza y la inhumanidad, en especial del “civilizado” Primer Mundo.

El contenedor de los desechos era un buque-tanque de propietario griego – el Probo Koala – con bandera panameña, alquilado por la sucursal londinense de una corporación de comercio suiza, Trafigura, cuyas oficinas administrativas se encuentran en Holanda. Con el fin de ahorrarse al menos 280 mil dólares, en lugar de depositar el veneno bajo condiciones seguras y vigiladas en Europa, escogieron contratar a una compañía desconocida, en Costa de Marfil, para que se deshiciera de los tóxicos. De acuerdo con el artículo, cualquier experto en manejo de desechos sabe, sin lugar a dudas, que en ese país pobre del África no hay ni condiciones, ni empresas, para el manejo seguro de desechos de este tipo.
La empresa Trafigura ya había intentado descargar la sustancia en Holanda, pero alegó que se trataba de un cierto tipo de desecho y que la cantidad alcanzaba a no más de 250 toneladas. De acuerdo con esto el costo de la operación ascendía a 15 mil dólares. Pero cuando los trabajadores holandeses iniciaron los trabajos comenzaron a caer enfermos; por si fuera poco, la cantidad de material era mucho mayor: 400 toneladas.
La “compañía” en Costa de Marfil que se “encargó” de los desechos, llamada Tommy, contrató varios camiones cisterna, cargó el material y lo depositó allí donde mejor les pareció a los conductores: en un vertedero de basura, en la parte trasera de un barrio, en un descampado, etc. En algunos sitios la gente, enardecida al sospechar, por el horrible olor, que se trataba de algo dañino, obligó a algunos conductores a abandonar el vehículo y salir corriendo.
Ahora la empresa dice que ellos no cargaban tóxicos, pero los estudios de laboratorio de los desechos abandonados en Abijdan, en Costa de Marfil, dicen lo contrario.
De acuerdo con las informaciones de la organización ecologista Greenpeace:

Los resultados preliminares indican que la contaminación encontrada en el Probo Koala por el Ministerio de Medio Ambiente de Estonia es similar a la que se vertió en Costa de Marfil. Greenpeace cree que es imprescindible que Estonia acepte el requerimiento de Costa de Marfil de mantener la detención del Probo Koala como parte de  la investigación criminal en dicho país”.
En la actualidad, los activistas de Greenpeace han cesado el bloqueo del barco Probo Koala, estacionado en Estonia debido a que la fiscalía de esa nación abrió una investigación. Durante tres días, la organización impidió la salida del carguero, utilizando el barco MY Artic Sunriseal.
El New York Times cita a uno de los activistas ambientales que denuncia lo que es evidente:
“Las regulaciones ambientales en el norte han hecho que disponer de los desechos sea muy costoso, de tal manera que las corporaciones buscan en el sur.”

Enlaces:

Afrol News. Informe de la intoxicación

Afrol News. Sobre la limpieza de residuos

Crédito de la foto: © Greenpeace

Un comentario

  1. Impresionantemente deprimente la noticia y más impresionante aún que no fuera noticia de primera página en algunos de los periódicos de, al menos, mi país. Me entero gracias a esta nota. ¡Hay que enterarse de estos crímenes!

Escribir un comentario

Creative Commons License