Fidel delega el poder a su hermano. ¿Es esta la redención?

Fidel y su hermano RaúlFidel Castro ha delegado el poder, provisionalmente, a su hermano Raúl Castro. Una situación de emergencia médica ha provocado que le operen y se encuentre en extremo delicado. Los cargos que Raúl “recibe” de su hermano son: Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba. Además, Fidel delega algunas tareas “menores” en las cuales era el “impulsor” principal.
Las especulaciones van y vienen. Los cubanos de Miami celebran por anticipado la eventual muerte del líder. Probablemente los políticos, especialmente en Estados Unidos, dedicarán buen tiempo a hacer todo tipo de conjeturas y vaticinios, pronosticando el “inicio de una nueva etapa”, el fin del totalitarismo y demás. No creo, personalmente, que sea un proceso fácil y dudo que los miameros gocen de algún prestigio en el pueblo de la isla, pero naturalmente, es una apreciación.

Sólo quiero apuntar que, independientemente que su pueblo le apoye o no, le amen o le odien, me parece detestable que la ilusión de un mundo justo, de una sociedad libre, de un gobierno al servicio de los pueblos, se pueda sustentar en un sistema donde un hombre detenta todos los poderes y aún más, decide cuándo delegarlos y a quién. No concibo un mundo justo, ni una sociedad equilibrada mientras un hombre sea considerado casi un semi-dios y su partido la herramienta de la sapiencia, el camino recto y la acción justa. El culto a la personalidad, enfermedad repugnante del “socialismo” (Stalin, Tito, Ho Chi Min, Mao, Fidel) es una versión moderna del cesarismo. Es contraria a toda auto-afirmación del individuo, es ajena al método científico, está más próxima al culto religioso y a la superchería que al respeto por las ideas y por la integridad de cada ser humano.
Una vez, escuchando una entrevista de Jaime Bayley a Silvio Rodríguez (cuya música y poesía disfruto y respeto profundamente), me llamó poderosamente la atención que éste último no podía concebir errores en el “compañero Fidel” al que veía como a un padre. Tal vez muchos en la isla le vean así. Más aún una juventud que no conoce la democracia, el debate abierto, la crítica a los dogmas y el derrumbe de los ídolos. A algunos izquierdistas les puede parecer una tierna escena, una bella relación: ¡padre e hijo!. Pero es siniestra. El hombre se convierte en el “elegido”, el “superhéroe”. Los peores son los intelectuales que le apoyan, muy bien acomodados desde sus poltronas en Europa o Estados Unidos o cualquier país de América Latina.
El mensaje de Fidel, delegando sus poderes es un vivo retrato del primitivismo político, del totalitarismo, el culto a la personalidad y el desprecio por la democracia. Aún cuando ésta última sea formal, limitada, convulsa y contradictoria, es mil veces más digna y justa que un sólo Fidel todopoderoso. La mejor enseñanza, en mi humilde opinión, es aquella que estimula al hombre a no creer en sabios, en generales ni especialistas, a dudar siempre, a comprobar con los hechos, a debatir y cuestionar, a derrumbar ídolos y mitos. El hombre que duda y cuestiona es más libre.

A continuación, el mensaje íntegro de Fidel, emitido por televisión y publicado por el periódico Granma.

Con motivo del enorme esfuerzo realizado para visitar la ciudad argentina de Córdoba, participar en la Reunión del MERCOSUR, en la clausura de la Cumbre de los Pueblos en la histórica Universidad de Córdoba y en la visita a Altagracia, la ciudad donde vivió el Che en su infancia y unido a esto asistir de inmediato a la conmemoración del 53 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953, en las provincias de Granma y Holguín, días y noches de trabajo continuo sin apenas dormir dieron lugar a que mi salud, que ha resistido todas las pruebas, se sometiera a un estrés extremo y se quebrantara.

Esto me provocó una crisis intestinal aguda con sangramiento sostenido que me obligó a enfrentar una complicada operación quirúrgica. Todos los detalles de este accidente de salud constan en las radiografías, endoscopías y materiales filmados. La operación me obliga a permanecer varias semanas de reposo, alejado de mis responsabilidades y cargos.

Como nuestro país se encuentra amenazado en circunstancias como esta por el Gobierno de los Estados Unidos, he tomado la siguiente decisión:

1) Delego con carácter provisional mis funciones como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en el Segundo Secretario, compañero Raúl Castro Ruz.

2) Delego con carácter provisional mis funciones como Comandante en Jefe de las heroicas Fuerzas Armadas Revolucionarias en el mencionado compañero, General de Ejército Raúl Castro Ruz.

3) Delego con carácter provisional mis funciones como Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba en el Primer Vicepresidente, compañero Raúl Castro Ruz.

4) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional e Internacional de Salud Pública en el Miembro del Buró Político y Ministro de Salud Pública, compañero José Ramón Balaguer Cabrera.

5) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional e Internacional de Educación en los compañeros José Ramón Machado Ventura y Esteban Lazo Hernández, Miembros del Buró Político.

6) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional de la Revolución Energética en Cuba y de colaboración con otros países en este ámbito en el compañero Carlos Lage Dávila, Miembro del Buró Político y Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

Los fondos correspondientes para estos tres programas, Salud, Educación y Energético, deberán seguir siendo gestionados y priorizados, como he venido haciéndolo personalmente, por los compañeros Carlos Lage Dávila, Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, Francisco Soberón Valdés, Ministro Presidente del Banco Central de Cuba, y Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores, quienes me acompañaron en estas gestiones y deberán constituir una comisión para ese objetivo.

Nuestro glorioso Partido Comunista, apoyado por las organizaciones de masas y todo el pueblo, tiene la misión de asumir la tarea encomendada en esta Proclama.

La reunión Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, a realizarse entre los días 11 y 16 de septiembre, deberá recibir la mayor atención del Estado y la Nación cubana para celebrarse con el máximo de brillantez en la fecha acordada.

El 80 aniversario de mi cumpleaños, que tan generosamente miles de personalidades acordaron celebrar el próximo 13 de agosto, les ruego a todos posponerlo para el 2 de diciembre del presente año, 50 aniversario del Desembarco del Granma.

Pido al Comité Central del Partido y a la Asamblea Nacional del Poder Popular el apoyo más firme a esta Proclama.

No albergo la menor duda de que nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre para defender estas y otras ideas y medidas que sean necesarias para salvaguardar este proceso histórico.

El imperialismo jamás podrá aplastar a Cuba.

La Batalla de Ideas seguirá adelante.

¡Viva la Patria!

¡Viva la Revolución!

¡Viva el Socialismo!

¡Hasta la Victoria Siempre!

Un comentario

  1. VIVA CUBA, EL UNICO PAIS LIBRE DEL MUNDO. FUERZA FIDEL, TU ERES GRANDE

Escribir un comentario

Creative Commons License