Venezuela: esto ocurría antes y continúa ahora

Basta leer esta nota y haber nacido y vivido en Venezuela para saber que retrata fielmente la realidad. Ocurrió incontables veces bajo los gobiernos corruptos de Acción Democrática y los socialcristianos de Copei. Ocurre ahora, después de años de “revolución bonita” y de una bonanza petrolera que hace del Estado venezolano uno de los más ricos de América Latina. Pero algunos intelectuales en el mundo se apresuran a oír lo que desean y ver lo que anhelan: Chávez es el nuevo caudillo liberador.

Nuestros pueblos siempre buscando ídolos, caciques, superhéroes políticos, capaces de dar lo que se necesita, sanar economías, hablar sin equívocos, actuar siempre bien, benevolentes, comprensivos, paternales.
Pero la realidad de los pobres, aunque inunden de “misiones” sus barrios (mendrugos del Estado mil millonario) está escrita en las caras de las víctimas de cada día. Del corre corre para llevar el pan a casa; de la vivienda inaccesible; del asedio de los delincuentes; de los hospitales sobreviviendo. El mal vivir de muchos y la escalada al nuevo riquismo de otros, con autos muy caros, hijos en colegios de pago elevado, viajes al exterior a menudo y buena despensa.
Nadie puede negar que hay un nuevo poder. Las viejas y corruptas caras de la vieja democracia venezolana, golpeada y enferma, han sido sucedidas por otras. Unas que han creado la nueva élite, bajo la lluvia de petrodólares. Pero abajo, las condiciones para el auge criminal y la descomposición se hacen presente, pudriendo la revolución y hundiendo a Venezuela, ¡pobre Venezuela! en la barbarie. Leo la nota, y otra y otra y otra. Como en un cuento de nunca acabar, la sección negra, de sucesos, de la prensa Venezolana, retrata el obituario de las fanfarronadas de sus dirigentes políticos.

2 comentarios

  1. Angelina Pita

    Y es una lástima que Venezuela no tenga quien la quiera, pareciera que vivimos en este país para una vez destrozado irnos para otro. Los valores eran pocos, tal vez, pero ahora donde estan que le ha pasado al ciudadano de a pie, donde esta lo que han aprendido. No entiendo este proceder y tengo miedo a que nos acostumbremos a lo que ahora estamos viendo y viviendo. Tengo tres hijos y estoy desesperada por darles un futuro en otro país donde exista un mínimo de normas, reglas que se cumplan o se hagan cumplir es angustiante.

  2. Angelina,

    la verdad es que sí hay quien la quiera. Cada quien arrastra sus historias en un país, que a pesar de tanto amor, se nos derrumbó sobre las cabezas y no me refiero a Chávez, sino desde mucho antes. Estás en todo tu derecho a luchar por lo que consideras mejor para tus hijos. La historia está llena de gente así, ni mejor ni peor que la que se queda. Yo salí arruinado. A pesar de ofrecer mi experiencia en Linux o como docente, la sempiterna respuesta era que ya estaba “pasadito” de años – tenía 46 y era un “viejo” sin utilidad -. Fui prácticamente “echado” a la calle del apartamento que rentaba; mi hijo mayor fue asaltado dos veces mientras jugaba en la calle y mi esposa siete, dos de las cuales fueron el mismo día, todos, excepto uno (con cuchillo), fueron con armas de fuego. Vivimos arrimados en una habitación, con los colchones puestos sobre nuestras 28 cajas de libros (nuestros tesoro), después de rematar nuestros muebles, camas, juegos de cuarto, por 300 mil bolívares para que alguien se los llevara antes de la fecha de salida del apartamento. Al escoger el auto-exilio (mi padre era ciudadano norteamericano) dejamos nuestros corazones en los rincones de nuestros amigos y familiares. No se va uno de fiesta. Se queda el alma desgarrada, pero lo hecho fue un sano mecanismo de auto-defensa, por el futuro de nuestros hijos.

    Suerte y saludos

Escribir un comentario

Creative Commons License