Esta es la única nota de hoy

Hoy no tengo ganas de escribir. O mejor dicho, si dejo hablar a mi odio, las palabras serían un mal testimonio de oscuros momentos.
Las malditas redadas continúan. Son razias, humillantes y cargadas de racismo. Buscan preferentemente a “hispanos”. Van a supermercados, obras en construcción, fábricas. Generan un clima de terror. Entre tanto, un niño hispano de 16 años fue golpeado y violado en Texas, por dos jóvenes blancos a quienes no les gustó que un latino tuviese la pretensión de besar a una joven blanca en una fiesta. Después de golpearlo e insultarlo por ser latino, le introdujeron un tubo, destrozándole las entrañas. Le rociaron con cloro, para evitar huellas y se fueron creyéndole muerto. El joven está al borde de la muerte y la policía ha detenido a los criminales. A esto conduce el estímulo de los conservadores a los racistas. Se dicen cristianos, son recalcitrantes defensores de la fe y contra el aborto. Van a sus templos, pero predican el odio a lo diferente. Aunque, tras su blanca piel, se esconden ancestros inmigrantes que tuvieron que luchar duro para sobrevivir en norteamérica. Por eso, no me canso de afirmar que son los mismos que odian a los afroamericanos, aunque tienen que “tragarlos”. Sé que son los aleteos del pez fuera del agua, la estúpida ignorancia de quien no acepta los cambios; el primitivo etnocentrismo de quienes serán, a futuro, una minoría. Yo, para quien la Patria es mi planeta y que detesto la xenofobia y la pedantería primermundista, no acepto ni aceptaré jamás, la pretensión de ser humano alguno, que se considere superior o con más derecho que otros. Y confieso, en este momento de repulsión que me invade, que le exijo a un habitante del primer mundo, el doble de respeto, apertura y humanidad. De otra forma, podrá haber nacido en el primer mundo, pero es un cavernícola del submundo, aferrado a su cómodo hábitat, en su estrecha y pobre mente. No sigo, porque diré cosas peores…

2 comentarios

  1. Emilio, comparto contigo toda esa rabia que sientes. Ciertamente, además de simple y pura ignorancia, se percibe un miedo a lo distinto, a lo que pudiera ser mejor, a lo desconocido. Gente que ha sido criada con la concepción de que no existe nada más allá de sus costas, a no ser por los negros y negras desnudos que aparecen en la National Geographic o los mexicanos de sombrero grande que sentados duermen la siesta. En un país en el que legalmente te identifican por tu raza, siempre existirá la discriminación y la xenofobia.

  2. Lo que comentas en tu nota de las situaciones de discriminación que se están dando a niveles violentos y de odio extremo son sumamente preocupantes. ¡Cuánta más gente tendrá que sufrir por un asunto de color de piel! ¿En qué mente cabe una cosa así? ¡Es tan absurdo todo esto!

Escribir un comentario

Creative Commons License