Carolina Herschel – una carta

Caroline HerschelProbablemente, algunos de mis visitantes no sepan que en la sección “Test” de esta bitácora (se alcanza pulsando sobre el correspondiente menú en la barra superior) se  localiza la barra de noticias de AstroSeti. Se trata de un grupo de voluntarios que, al decir de ellos, son “aficionados a los temas relacionados con la astronomía y exploración espacial, que encuentran en la astrobiología una ciencia que responde a sus inquietudes…” por ello, participan del extraordinario proyecto de búsqueda de inteligencia extraterrestre, SETI(Search for ExtraTerrestrial Intelligence), y además han desarrollado un portal de divulgación científica que cuenta con textos y noticias fabulosas, extraídas de la NASA, la ESA, los proyectos espaciales en progreso o actuales, información de La Sociedad Planetaria (la institución que co-fundó Carl Sagan), entre otras tantas cosas.
Desde hace meses he colocado la barra lateral de noticias en la página del Test (un pequeño pasatiempo con un tema científico) hasta que pueda dedicar más tiempo a la elaboración de una sección más científica, donde el test sea sólo un elemento más.
Pero ahora, al grano. Ayer leí en los enlaces de AstroSeti una estupenda carta, escrita por uno de las astrónomos más importantes de la historia: Carolina Herschel.

El texto es revelador de su vasta cultura, la profundidad de su pensamiento y la conciencia que tenía sobre la terrible marginación de la mujer, por lo que grandes filósofas, matemáticas, doctoras, habían desaparecido de la historia, borradas por una sociedad regida por hombres. Algunas incluso, habrían de pagar con la vida la osadía de ser tan o más capaces que los más brillantes de su época.
He decidido copiar el texto que está expuesto en AstroSeti, traducido del inglés por Jorge A. Vázquez, pero les invito a visitar la sección “Test” y pulsar a menudo los enlaces que ellos ofrecen, con muy buenas selecciones y traducciones. La carta fue tomada del The Caroline Herschel Visitor Program del Instituto Científico del Telescopio Espacial (Hubble) cuyo objetivo es incentivar la participación de la mujer y las minorías, de cualquier parte del mundo en proyectos científicos de la institución.

Carta de Carolina Herschel (1750-1848)



“William está lejos, y yo me estoy ocupando de los cielos. He
descubierto ocho nuevos cometas y tres nebulosas nunca antes vistas por
el hombre, y estoy preparando un Índice a las Observaciones de
Flamsteed, junto con un catálogo de 560 estrellas omitidas del British
Catalogue, más una lista de erratas de esa publicación. William dice
que se me dan bien los números, así que me encargo de las reducciones y
los cálculos necesarios. También hago el programa de observación de
cada noche, porque dice que mi intuición ame ayuda a mover el
telescopio para descubrir un cúmulo de estrellas tras otro.

“Le he ayudado a pulir los espejos y lentes de nuestro nuevo
telescopio. Es el mayor que existe. ¿Puesdes imaginarte la emoción de
apuntarlo a algún nuevo rincón de los cielos para ver algo que nunca
antes ha sido visto desde la Tierra? Realmente me gusta que esté
ocupado en la Royal society y su club, porque cuando termino mis otras
tareas puedo pasar la noche barriendo los cielos.

“A veces, cuando estoy sola en la oscuridad, y el universo revela
otro secreto más, digo los nombres de mis antiguas, perdidas y olvidadas hermanas en los libros que registran nuestra ciencia –
Aglaonice de Tesalia ,

Hypatia,

Hildegarda,

Catalina Hevelius,

María Agnesi

– como si las mismas estrellas pudieran recordar. ¿Sabías que
Hildegarda propuso un universo heliocéntrico 300 años antes que
Copérnico? ¿Que escribió sobre la gravitación universal 500 años antes
que Newton? ¿Pero quién la escuchó? Sólo era una sirvienta, una mujer.

“¿En qué edad nos encontramos, si aquella era la edad oscura? Y lo
es también para mi nombre, que también será olvidado, si no soy acusada
de ser una hechicera, como Aganice, y los cristianos no amenazan con
arrastrarme hasta la iglesia, con asesinarme, como le hicieron a
Hypatia de Alejandría, la elocuente y joven mujer que ideó los
instrumentos empleados para medir con precisión la posición y
movimiento de los cuerpos celestes.

“Por mucho que vivamos, la vida es corta, así que trabajo. Y no
importa lo importante que el hombre llegue a ser, que no será nunca
nada comparado con las estrellas. Hay secretos, querida hermana, y es
nuestra tarea revelarlos. Tu nombre, como el mío, es una canción.



“Escribe pronto – Carolina”

2 comentarios

  1. solo para saber si la de la foto en el sofa eres tu???

    gracias

  2. Supongo que te refieres a la foto que aparece en la sección «Área Literaria». Es la esposa del autor de este blog. Pero el comentario lo has dejado en el lugar equivocado.

    Saludos

Escribir un comentario

Creative Commons License