Fuera de este mundo
Venus Express

Venus ExpressLa Agencia Espacial Europea, ESA por sus siglas en inglés, ha puesto en órbita un satélite de investigación alrededor del planeta Venus. Se trata de la primera misión a nuestro vecino y hermano, casi gemelo de La Tierra, en 10 años y la primera con ese destino por parte de ESA.
Son muchas las razones para estudiar a Venus. La información puede ayudar a comprender nuestros propios cambios climáticos y origen. Venus y nuestro planeta son muy similares en tamaño, cercanía al Sol y presencia de una atmósfera densa. Pero son las diferencias las que llaman la atención.

A pesar de tener un origen común, hace poco más de 4 mil millones de años, la superficie de ese planeta es extremadamente joven (apenas entre 300 a 500 millones de años). Su rotación es retrógrada es decir, en sentido contrario al resto de los planetas del Sistema Solar. Su día dura 243 días terrestres y orbita alrededor del Sol en 225 días de La Tierra, lo que significa que su año dura menos que su día. La atmósfera es muy densa y la presión en la superficie es 90 veces mayor que en nuestro planeta hogar. Una de las características más destacables en Venus es que sufre un efecto invernadero que concentra el calor dentro del planeta y lo eleva a límites insostenibles para nuestra vida: más de 470ºC. Las nubes están plenas de gotas de ácido sulfúrico y es imposible observar la superficie a través de ellas. Definitivamente, es un mundo infernal. Pero nos puede decir mucho sobre nuestra nave espacial planetaria La Tierra. Venus Express está actualmente ajustando su órbita alrededor del vecino planeta. Se espera que para junio ya esté estabilizada y enviando los primeros datos oficiales. En su punto más lejano, apocentro, se encontrará a 66 mil kilómetros de distancia y el más cercano, pericentro, a 250 km.
Venus, por la densa capa de nubes que le reviste y la composición de éstas, es el objeto que más refleja la luz en el Sistema Solar. Es fácil verle, a simple vista, al atardecer. Con un telescopio sencillo pueden observarse incluso sus “fases” similares a las fases de la Luna. Cuanto más conocemos la violencia meteorológica de estos ambientes, altas temperaturas, ácido en sus nubes, más deberíamos respetar nuestro bello y frágil mundo. Pero henos aquí, matándonos, destruyendo el clima, repudiando como monos a los extraños, ansiosos de poder y petulantes. ¡Qué especie esta la nuestra! Pero bueno, adelante Venus Express, ¡bien hecho ESA!

Enlaces:

Venus Express en Wikipedia, aquí.

Sitio oficial de Venus Express, ESA, aquí.

Misión Venus Express, en español, aquí.

Escribir un comentario

Creative Commons License