Internet y la literatura, los blogs y el futuro

En momentos como los que vivo actualmente, me siento más fuera de tiempo y lugar que nunca. Desearía poder ganarme el pan con algo siquiera relacionado a mis inquietudes, gustos o destrezas y poder retomar la vida del excelente estudiante que alguna vez fui y que abandoné para dedicarme de lleno, por casi veinte años, a un proyecto bello pero fracasado. Debo confesarles que estoy hambriento de tiempo, de conversaciones, de aprender, de polemizar, de estudiar, investigar, escudriñar, crear. El contraste del trapo, danzando su húmedo vaivén sobre los pisos de los baños, y la marginalidad cotidiana de un limpiador del tercer mundo en el primero, es una experiencia que deja de ser interesante a los pocos meses. Todo esto para decirles que tengo tantos deseos de escribir sobre tantas cosas, pero no puedo. Aunque parezca mentira, hay un cierto cansancio “moral” que nos derrumba más que el físico mismo. Entonces cuesta estudiar, crear o escribir siquiera.
Uno de los temas que más me apasiona y que definitivamente es un debate abierto, es el de Internet y la Literatura y en relación con ello, la emergencia de los blogs y su rol en la creación literaria. Es una de las tantas ramificaciones que el indetenible desarrollo de los blogs ha colocado sobre la mesa de discusión, estudio y reflexión. Otras no menos importantes incluyen el periodismo y los blogs, la eventual distorsión del fenómeno por parte de la industria; su futuro (¿seguirá libre y en desarrollo?, ¿terminarán las corporaciones controlando los hilos de la audiencia, creando más y más sistemas de diferenciación y referencia? ¿Se transformarán las bitácoras en trampolines para ganar dinero y sedientas, por ende, de una audiencia a cómo dé lugar?). Estos temas, creo, son vitales, y están en pleno desarrollo. ¿Cómo será el futuro mundo cultural, en 20 ó 30 años, y el rol de la Red?
Quiero hoy presentarles un texto digno de ser leído detenidamente.

Lo he encontrado en El Espéculovía Libro de Notas.
En algunos de sus párrafos se leen reflexiones como estas:

Siempre he dicho que los peores enemigos de la Literatura en sí son los malos libros. El problema no es que haya muchos ordenadores, sino que cada vez hay peores libros. Para que no piensen que soy derrotista lo diré de otra manera más aceptable: cada vez es menos probable que un buen libro se haga visible.
La creciente conversión de todas las instancias socioculturales en mero negocio hace que un buen texto tenga cada vez menos posibilidades: 1) de ser editado; 2) si es editado, de ser acogido en algún medio que lo dé a conocer; y 3) por tanto, de ser leído.

Más adelante, continúa:

El mundo que regula los procesos de producción cultural las denominadas “industrias culturales” se ha estrechado merced a los procesos de concentración empresarial y a la internacionalización. La creación es cada vez menos espontánea y cada vez más algo planificado y diseñado como producto cultural. Esto está produciendo un fenómeno de distorsión histórica de las líneas de creación. El arte verdadero, la idea original, el pensamiento crítico es riesgo porque trata de modificar las relaciones con la tradición. Y todas las doctrinas de la mercadotecnia dicen que el riesgo es algo que hay que reducir al mínimo. La forma de reducir el riesgo más efectiva es, evidentemente, la obra de encargo, el texto que se pide con unas pautas determinadas. Estas pautas tienden a repetirse de forma automática y su manifestación más clara es el best seller, obra diseñada desde sus orígenes para ser comercializada conforme a unos gustos detectados y probados por el éxito en el mercado.

El autor no solamente expone la actual distorsión en la creación cultural, y cuyo análisis comparto, también subraya el papel de Internet en la modificación de tal realidad:

Internet permite abrir un amplio canal de circulación textual. La naturaleza horizontal, que antes señalábamos, permite que los filtros y condicionantes existentes en el mundo material de los libros se reduzcan. No desaparecen, pero es evidente que se reducen en muchos sentidos.

Estos son apenas algunos de los planteamientos que Joaquín Mª Aguirre Romero de la Universidad Complutense de Madrid, aborda en el artículo El fluido literario: Internet y la Literatura y cuyo enlace les dejo para que disfruten de sus reflexiones, muy pertinentes y actuales (aún cuando el artículo no es reciente).

Un comentario

  1. Joaquín Mª Aguirre

    Gracias por compartir estas reflexiones. Me alegra saber que le interesan.
    Un saludo,
    Joaquín Mª Aguirre

Escribir un comentario

Creative Commons License