En defensa de la evolución

Charles Darwin“Si usted quiere creer en el diseño inteligente, puede hacerlo plenamente. Usted puede hacerlo porque esto es América, y puede creer en lo que sea que guste. Pero que desee creer en una filosofía en particular no le da necesariamente el derecho a tomar esa información e integrarla en el curriculum.
… veo todos esos maestros reunidos en este momento crítico para nuestras vidas… Les pido mantenerse firmes y vigilantes. No se equivoquen – lo que ustedes están haciendo es importante.”

Así se expresó Jeff Corwin, naturalista y anfitrión de programas científicos en Animal Planet, en la asamblea anual de la American Association for the Advancement of Science que abordó, en un evento sobre la evolución, el preocupante tema de las amenazas a la enseñanza científica por parte del fundamentalismo cristiano, que pretende introducir la idea de “el diseño inteligente” en las clases de ciencia.
Más de 400 educadores se reunieron el domingo, junto con representantes religiosos, científicos y divulgadores, para defender la integridad de la ciencia en los salones de clases y para demostrar que ciencia y religión pueden marchar juntos, incluso en respaldo a la evolución.
Los motivos para preocuparse son obvios y de vital importancia para una nación que aspira mantenerse a la cabeza de los avances y descubrimientos científicos: difícilmente podrán los Estados Unidos estar adelante y abordar los enormes retos que tiene que enfrentar si en lugar de estimular la ciencia se confunde y distorsionan los conocimientos, introduciendo ideas religiosas para anteponer a teorías científicas bien fundamentadas.

Lo peor es que tras este intento hay una metodología siniestra que pretende igualar una teoría científica con una suposición religiosa y que busca impedir que a los jóvenes estudiantes les sea impartida la evolución. Por ello, con el cuento de “es mejor que conozcan todas las opciones” (adivinen quién lo dijo) se pone una especulación al mismo nivel de una teoría sólida, con años de escrutinio y estudio y cuya importancia es más relevante hoy día con los nuevos descubrimientos, la decodificación del genoma humano, la ingeniería genética…
Uno de los aspectos más interesantes del evento, es que reunió a científicos, educadores y líderes religiosos, quienes juntos defienden la enseñanza de la evolución. Cabe destacar las declaraciones del sacerdote jesuíta George Coyne, director del Observatorio del Vaticano, quien refiriéndose al fundamentalismo cristiano, señaló:

“…es una plaga en nuestro medio…” “El movimiento por el diseño inteligente enpequeñece a Dios. Convierte a Dios en un diseñador, un ingeniero. El Dios de la fe religiosa es un dios de amor. Él no me diseñó.

Sinceramente me alegró descubrir que, a los esfuerzos de los científicos y los educadores, se suman ahora miles de religiosos, de diversas confesiones (luteranos, católicos, metodistas) que han elaborado una declaración – The Clergy Letter Project – en forma de carta abierta, defendiendo la armonía entre sus convicciones espirituales y la enseñanza científica, incluída la evolución. Al momento de escribir esta nota ya suman diez mil firmas de clérigos. ¡Bravo por ellos!

Fuente:

Información del evento en respaldo a enseñanza de la evolución, Evolution in Front Line aquí.

Multimedia del evento Evolution in Front Line, aquí.

Clergy Letter Project, aquí.

Sitio de la American Association for the Advancement of Science, aquí.

Escribir un comentario

Creative Commons License