De nuevo. Yahoo acusado de entregar información de disidente a autoridades chinas.

yahooApenas hoy he leído, vía Menéame esta nota sobre Yahoo, cuya fuente original es del diario El País de España.
Al parecer Yahoo ha suministrado, por segunda vez en poco más de un mes, datos confidenciales que llevaron a las autoridades chinas a detener a un disidente, Li Zhi, al que se le acusa de socavar el poder del Estado, razón “suficiente” para condenarlo a 8 años de cárcel.
La compañía del famoso buscador alega (¿como justificación?) que “sólo responde a las solicitudes de datos que provienen de autoridades sin conocer para que se usan” aunque, a pesar de lo infame del argumento, Reporteros Sin Fronteras señala que Yahoo sí sabía que se trataba de disidentes políticos y no delincuentes comunes.

¿Qué más llegaremos a ver? Creo que esto es sólo el comienzo y al parecer no hay nadie que los detenga.
Hace apenas unos días se conmemoraban los diez años de la Declaración de Independencia del Ciberespacio (puede leerse en español aquí) y en tan corto tiempo, quienes amenazan las libertades del cibermundo no son sólo los gobiernos, en particular los totalitarios, sino que estos cuentan con la ayuda de poderosos monopolios, que al cabo de diez años, se han transformado en gigantescos monstruos, que concentran la información de millones de personas y devoran, día a día, a las pequeñas y medianas empresas de la tecnología. Este poder desmesurado, de Google, Microsoft y Yahoo, les ha sido otorgado, básicamente, por la “ciber-gente”, es decir, nosotros. Ahora, fieles a su divisa de que por encima de todo y todos está el dinero, están demostrando que son capaces de “adaptarse” a las necesidades de cada gobierno, echando por tierra lo que fue el pilar más importante de Internet desde que surgió en el ámbito científico: la libertad de información y la independencia respecto a una autoridad central. Son estas compañías las que están dictando las pautas de quién puede y quién no, escribir un blog en China. Más tarde será en Venezuela, algún día lo será en cualquier nación europea o en el mismo Estados Unidos. El único requisito: que sea un mercado rentable y jugoso. ¡Malditos sean!

Fuente de El País, aquí.

Declaración de prensa de Reporteros Sin Fronteras, aquí.

Escribir un comentario

Creative Commons License