Francia deporta, el racismo se queda.

En los meses finales de 2005, Francia fue sacudida por una ola de disturbios dramáticos. Las raíces de ello, tal como los analistas señalaron, estaban en el racismo y la marginamiento que sufre un sector de la población (véase las notas que aparecieron en extempforaneo).
Ahora, el ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy, acaba de ordenar la deportación de un joven a Mali y anuncia otras, a producirse en breve. En este reportaje de BBC Mundo, el periodista Paul Henley se adentra en una de las comunidades segregadas y nos muestra el triste y poco esperanzador panorama del racismo en Francia.

Al artículo de BBC Mundo, aquí.

Escribir un comentario

Creative Commons License