Para José, de mamá.

En tu día, hijo, tu mami quiere verte ya, adelantar las horas para abrazarte y decir de nuevo “Feliz cumpleaños”.  Llenas mi ser de orgullo. Siempre amoroso y humilde. Siempre soñador, forjador de ilusiones. Pasaron tus primeros años, entre sonrisa y saltos de Spiderman, construcciones de naves y mundos futuros en papel. Tocabas los instrumentos musicales aunque fueran de juguete y bailabas para todos, espontáneo y diestro, siempre sin pena. Tu mudanza a otro país te hizo fuerte.  No has temido saltar ningún obstáculo, ni subir montañas en la persecución de tus metas.

Una podría decir que eres el fruto de tus padres y el ejemplo de tu hermano, pero también eres en gran medida tú mismo, hechura de tu determinación. Las preguntas que me he hecho  y me he seguido haciendo acerca de tu hermano: “¿Cuándo aprendió eso y quién se lo enseñó? ¿Leía otras fuentes de noche mientras nosotros dormíamos?”…  van a la par de otras preguntas que la vida me pone en la cara así de sopetón respecto a ti: “Cómo hace para lograr lo que parece inalcanzable? De dónde sacó tanta fortaleza y talento para persistir? ¿Cómo pudo lograr todo eso solo?” Y una de tantas buenas preguntas me deja en el abismo de mi propia naturaleza y la de tu padre: la profundidad, oceánica, a la que tú y Carlos pueden llegar y nadar en ella, sin miedo a sentir y a ponerse en la piel de los otros.

Estoy muy orgullosa de ti, hijo. Y en éste, tu día, celebro diciéndotelo.

Un comentario

  1. Trina Lee de Hidalgo

    Linda dedicatoria que demuestra nobles sentimientos. Recogemos lo que sembramos, los valores que inculcamos, el ejemplo que damos… y eso a la larga, produce muchas satisfacciones. Que sigan disfrutando estas emociones, logros y felicidad. FELIZ NAVIDAD.

Escribir un comentario a Trina Lee de Hidalgo

Creative Commons License