Diciembre 18: Día Internacional del Inmigrante.

Pues no lo sabía. Apenas unas horas atrás me enteré que hace 15 años (1990), la ONU declaró el 18 de diciembre como el Día Internacional del Inmigrante y aprobó una convención para proteger los derechos de las personas que viven fuera de sus países de origen y a sus familias. La convención, obviamente, ha sido ratificada por pocas naciones y no precisamente por aquellas que concentran grandes cantidades de inmigrantes.
Es curioso cómo, en muchas ocasiones, los inmigrantes son excluídos por partida doble: en sus lugares de origen, por abandonar “la patria” y en el de destino por no ser parte “autóctona”.
En los últimos meses de este año hemos visto el drama de los pueblos del norte de África, brutalmente segregados por Europa y lanzados a morir en el desierto sahariano. Hemos presenciado el resultado del racismo en Francia y la aprobación de la construcción de un muro de más de 1000 kilómetros en la frontera entre México y Estados Unidos.
El trato a los inmigrantes muestra, a mi manera de ver, lo lejos que estamos de escalar los peldaños de la inteligencia y la humanidad. Seguimos, muy de cerca, a nuestros ancestros, los monos, y sus prácticas de marcar territorio, atacar al extraño, o rechazar lo que no conocen, cosas que alguna vez fueron necesarias para la supervivencia (hace decenas de miles de años).
Aquí les dejo el enlace para leer la declaración que, respecto a este día, se publicó en Estados Unidos. Lamentablemente, está en formato de Word, pero si desea leerla, con OpenOffice puede hacerlo perfectamente.

Declaración

Escribir un comentario

Creative Commons License