Un año después de Rosa Parks.

Casi un año después de los sucesos que protagonizó “Rosa Parks,” – sobre la que escribí una nota, con motivo de su muerte – la Corte Suprema de Justicia, de los Estados Unidos, anuló las leyes y reglamentaciones segregacionistas vigentes entonces en el estado de Alabama. Tales leyes establecían como de obligatorio cumplimiento la discriminación racial en el transporte público y otras áreas. Justamente la señora Parks fue arrestada por negarse a obedecer la exigencia del conductor del bus de darle su asiento a un joven blanco. Entonces se desencadenó un boycot al transporte por parte de la comunidad afroamericana y numerosas personas fueron arrestadas.
El 13 de noviembre, de 1956, la Corte Suprema tomó una decisión y declaró inválidas las ordenanzas y leyes al respecto, señalando que “violan el debido proceso y las cláusulas de igualdad de protección de la vigésima cuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.” (New York Times, noviembre 13 de 1956)

Los estados que serían afectados por la medida fueron: Arkansas, Florida, Georgia, Louisiana, Mississippi, Oklahoma, Tennessee y Texas. Mientras, ya la Corte había anulado directivas segregacionistas, en el sistema de transporte público, en los estados de South Carolina, Virginia y que abarcaban West Virginia, North Carolina y Maryland.
A pesar de la determinación, los voceros oficiales sureños, declararon que “…ellos continuarían la aplicación obligatoria de las leyes de segregación en los buses a pesar de la decisión de la Corte” (Ibid.)
Mientras, el NYT a la par que informaba de estos importantes hechos, agregaba la noticia del arresto de Aurelia S. Browder, Susie McDonald, Claudette Colvin y Mary Louise Smith, todos afroamericanos que se negaron a obedecer la directiva segregacionista que intentaron imponerles los conductores de buses.

Si deseas ver la nota de aquél entonces pulsa aquí.

Escribir un comentario

Creative Commons License