‘Cierre’ (Shutdown) del gobierno en Estados Unidos. La nueva sombra que se cierne.

El tiempo corre y hasta el momento de escribir esta nota el gobierno y la mayoría republicana que controla la cámara de representantes no se ponen de acuerdo para el presupuesto 2011. La probabilidad de un “cierre” del gobierno (el llamado shutdown en inglés) es cada vez mayor y como consecuencia de ello un eventual aumento de la crisis económica que vive el país. En palabras del New York Times:

El Zoológico Nacional cerraría, pero los leones y tigres seguirían siendo alimentados; el parque Yellowstone y otros parques nacionales cerrarían. El Servicio de Recaudación Interna podría detener la expedición de chques de retorno de fondos. […] agentes de la guardia fronteriza entrenando a oficiales en Afganistán podrían tener que regresar. (NYT, Abril 06 2011) [Traducción mía]

A este panorama se puede sumar el anuncio de que alrededor de 800 mil trabajadores gubernamentales cesarían de laborar y recibir sueldos. Así mismo cabe la posibilidad de que la numerosa cantidad de trabajadores recibiendo compensación laboral vean comprometidos los ingresos por algún tiempo.

El “shutdown” gubernamental es parte de la estrategia republicana por doblegar al gobierno de Obama, ya de por sí muy maltrecho y en su nivel más bajo de popularidad en lo que respecta al manejo de la economía. Pero los republicanos no parecieran inclinados a buscar un acuerdo que beneficie al país, sino a cambio de que el gobierno conceda  abandonar el financiamiento público de algunos proyectos con los cuales los representantes del conservadurismo no concuerdan, tales como el aborto y el medioambiente.

Aunque ha habido síntomas de una recuperación, no es menos cierto que el cataclismo económico persiste como una sombra sobre nuestras vidas cotidianas. Muchos norteamericanos, acostumbrados a no sacar nunca lecciones del pasado, ni siquiera el reciente, pretenden asociar el desastre económico a la administración Obama, así se disuelve la responsabilidad de Bush y la dilapidación de recursos económicos en una guerra absurda y por otro lado la total falta de vigilancia y regulación a las entidades financieras que causaron este caos de alcance mundial. En este marco, los conservadores intentan rehacerse y reconstituirse como sólida alternativa de poder.  El eventual cierre del gobierno afectará la economía y será un duro golpe para decenas o centenares de miles de hogares norteamericanos. ¿Le ocurrirá a los republicanos lo mismo que cuando provocaron el cierre gubernamental a la administración Clinton en 1995? Entonces le opinión pública condenó a los conservadores y Clinton salió favorecido. La verdad es que no me atrevo a afirmar nada. Nos guste o no, tengo la sensación de que el gobierno se encuentra cada vez más accorralado, con pocas posibilidades de maniobra. Por lo pronto, me parece que algunas nubes borrascosas se forman sobre nuestras cabezas. El mal tiempo continúa.

 

Escribir un comentario

Creative Commons License