Recuerdos en una foto


 

Hay apuro, los corazones trepidan por las calles iluminadas. Unos ojos, desde la ventana del tranvía atraviesan la avenida sin darse cuenta, pensando en llegar a casa a saborear una cerveza, para no ir más allá y tener sólo presente. ¿A dónde van todos? ¿Habrá alguno que avizore la danza sangrienta que espera a la vuelta de la esquina? Allí están, viviendo la calle, las luces, la carrera. Amores y desengaños, esperanzas y frustraciones caminando de la mano por la acera, en Times Square. Y me veo allí, entre mis coterráneos, que hoy son sólo una mancha en la foto, testimonio de lo que fue y nos dejaron, de lo que hemos sido y dejamos de ser. Casi todos – tal vez todos – inmigrantes, o hijos y nietos que perdieron el bagaje de sus padres y abuelos. Italianos, judíos, irlandeses, y otros, cuya sangre se remonta a las sabanas africanas donde se gestó su ritmo y su oído, para sembrar de Jazz al mundo. Y también, perdido entre las calles, con un amigo a cuestas, a plena risa o cabizbajo, va mi padre, con el Caribe en la piel y la guitarra. ¿Cuántas veces pasaste por Times Square papá? Tal vez nunca la hiciste tuya, porque no te lo permitieron. He querido caminar contigo en esa foto. Ahora tu nieto que jamás conociste, vibra a veces por tus caminos, y recorre altanero la ciudad de Nueva York. Y en un retorno inesperado, al ver la imagen, soy por un instante Emiliano y me convierto en sombra, en fragmento del mundo de ese 1937 en Times Square.

Leer más

La humanidad se posa sobre un cometa, a pesar de nuestras pesadillas.

En una hazaña sin precedentes, la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea, ha logrado posar una nave de investigación científica sobre la superficie de un cometa. La nave matriz, enviada hace casi once años, logró sortear enormes dificultades en su largo viaje al cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko. La “curiosidad” humana por obtener información directa sobre los cometas es parte de la curiosidad por conocer nuestros orígenes: los cometas son portadores de la composición primigenia que tenía nuestro sistema solar. Se sostiene que ellos fueron fundamentales para el surgimiento de la vida, y la composición de nuestra atmósfera. En su travesía, desde marzo del año 2004 hasta ahora, la humanidad ha dado sobradas muestras de su barbarismo. Mientras un pequeño sector intenta descifrar los misterios de nuestros primeros pasos en el cosmos, los gobiernos, en mayor o menor medida, los ejércitos, los políticos, las grandes corporaciones, los reyes, dictadores de izquierda y derecha, han mostrado cuán lejos, pero cuán lejos, estamos de ser una especie digna del planeta que nos alberga. Hemos visto cortar cabezas, invasión de territorios, asesinatos de niños y gente inocente en masa, abuso del poder y miseria.

Rosetta se ha posado sobre un cometa. Es una gigantesca hazaña. Triste sí, que la más grande de todas, vivir en paz, amarnos y prosperar en libertad y sin hambre, sea hasta ahora un imposible…

Fotos en flickr

Leer más

Un sueño

ME_0001a_dreamAnoche tuve un sueño. ¿Uno? No, tal vez diez, cien, mil, quién sabe. Nunca lo sabré, porque no obran en la conciencia, sino en lugares remotos, escondidos, que surgen de pronto de los abismos, cuando las murallas que protegen nuestra vida cotidiana se desvanecen en algunas noches – no todas, claro – y entramos en un mundo mágico de tormentos, anhelos, o placeres. A veces creo que sólo me pasa a mi y tal vez a los locos. Cuando ocurre, cuando esas noches especiales me abrazan, suelo despertar hipnotizado, en ocasiones maltrecho y dolorido. Pareciera que hay más tristeza que felicidad en esos lugares recónditos, pues, la mar de las veces, las lágrimas brotan fácil, el recuerdo está fresco y la certeza de que el tiempo pasó y no nos dio tregua, nos asegura que la tragedia de la vida o la alegría de ella, está llena de parches, buenos y malos, tristes y felices.

Pues si. Soñé, casi toqué. Observé de muy cerca. Conversé. Fui revaluado, querido y tocado. Aparecieron sombras desconocidas y lugares imprevistos. Un garaje, una escuela, una habitación que había que cerrar y una persona, con rostro claro, diáfano y bello. Sus labios, los de siempre. Sus ojos tristes. Su voz inconfundible.

Cuando hemos amado, a un padre, una madre, una mujer, a un ser especial, si lo perdemos, el paso del tiempo pareciera agigantarle frente a nosotros. Tal vez es la manera en que nuestra traviesa mente se cerciora que no olvidemos.

¿Será que le ocurre a todos o sólo a mi? Anoche tuve un sueño, tal vez diez, cien o mil. Casi te toqué. Allí estuviste ME.

Leer más

El horror en Gaza

Ante el estupor y la indignación de todos aquellos que en el mundo, valoramos la vida, la justicia y repudiamos el racismo, la segregación y la opresión de toda índole, el gobierno israelí ha invadido las calles de Gaza, asesinando a su paso a niños y mujeres, palestinos civiles, que viven el reino del Apartheid al que les ha condenado Israel. Por otro lado, los terroristas de Hamas reúnen nuevas “justificaciones” para seguir en su macabro juego de provocaciones y asesinatos de judíos inocentes. No podrían haber obrado mejor, en su afán de conseguir que el odio crezca y con ello, el desenfrenado tronar de las armas. Las víctimas nunca regresarán de sus tumbas. Para los fundamentalistas islámicos siempre habrá un Dios que premia su martirio, aunque parece que a ese Dios no le interesa resolver el conflicto. Para el gobierno israelí, “guerra avisada no mata civiles”, así que parece decirles: “huyan de sus casas, de sus habitaciones y escuelas. Corran lejos de sus ciudades y calles. Dejen atrás sus recuerdos, y sus camas, porque las vamos a bombardear. Nosotros no somos asesinos, porque fuimos vícitmas de los nazis”.

Pero la historia demuestra una vez más, que las víctimas de ayer,  pueden transformarse en los victimarios de mañana. Así, el gobierno de un pueblo efectivamente asesinado y torturado por el nazismo infame, encuentra razones para justificarse a sí mismo cuando acaban con la vida de centenares de civiles, y nutre el odio, aprovechando el fundamentalismo obsecado de Hamas y el desprecio por el pueblo palestino, a quienes ha arrebatado tierras, condenado a las peores condiciones de vida, a muros de separación y Apartheid.

No vemos que la administración de Obama, levante su voz categóricamente contra estos crímenes. Sólo habla de “preocupados” por las cifras de civiles muertos. ¡Qué verguenza!

Leer más
Creative Commons License